16 junio 2009

Hoguera lacónica o rocas blancas.

Mis uñas rojas en el desierto roídas
la leve arena corría en el cuerpo de mis voces
los leños se bañaban en la sangre de mis senos
que corrían desesperados detrás de la voz que me gritaba
oigo el mundo llorar
silencio
no más mi voz mundo estoy sola
no más mi corazón aguado en la sal del universo
no más mis espíritus cegados por el viento infernal del último cielo.



Aquí ella

3 comentarios:

CALEIDOSCOPECA dijo...

Seres morados habitando el desierto, buscan el oasis. Me gustó mucho! Te amo Bela Scratching!
Beso!

Carla dijo...

¡Hija de la p...!

Te encontré nuevamente, Belú...

Me encantó leer esto, especialmente desde:

"silencio
no más mi voz mundo estoy sola
no más mi corazón aguado en la sal del universo
no más mis espíritus cegados por el viento infernal del último cielo."

¿Por qué no publicás en la F.L.I.A.? No te digo editoriales porque ahora está de moda comprar los libros de Belén... Francese...

Oh, ten piedad de nosotros, los mediocres, si estás ahí en el cielo, oh señor todopoderoso, sálvanos... ¡¡¡Sálvanos Superman...!!! (Porque si Dios existía, después de ver esto se ahorcó con un lazo hecho de nubes)

DETESTO DE FOTOLOG NO ME DEJE BLASFEMAR... ESO ES REPRESIÓN... ¡CANEJO...! (pppppffffff!!)


Te extraño, dejé materias, ahora ando con más tiempo libre algunos días por la tarde... ¡Contactémosnos!

¡Besote enorme Negra!

Holden dijo...

mucho