30 abril 2010




http://flickr.com/elsolentusmanos

Palabras para la mujer que se fue (viejos poemas desempolvados) - ARDE

Arde
como el sol en nuestras caras,
como la gota en tu frente que nunca se va a secar,
como un arma que se acaba de disparar.

Arde
como tu cuerpo indiferente
en mi cama y por siempre,
aquella mañana algún tiempo atrás.

Arde
como el amante extasiado que siempre quiere más
como el fuego en nuestros ojos que no nos deja llorar...
Arde amarte en soledad.



http://www.unfrioyrotoaleluya.blogspot.com

Al Final.

Yo no hubiese querido morirme.
No hubiese resignado el silencio,
no asi de facil,
no asi de pronto.


Habria por delante fechas memorables,
Habria ritos definitivos con otras mujeres (que solo son esa mujer).


Pero de eso se trata el viaje,
de entristezerse y participar del espectaculo de esa tristeza.

Yo hubiera querido pedirle que se quedara,
pero de eso se trata el olvido,

de esperar una mañana terrible,
donde ya no estè el dolor interior

y no tengamos otro destino que volver a las calles,
creyendo que ese beso ultimo,

nos causa , solamente, nostalgia.

29 abril 2010

Inventario de Sueños

Ojos cerrados. Pulso bajo. Nuestro hombre, un luchador, creador de enigmas, esta previendo sobornar su intelecto. A punto de intentar de manera absurda evadir los pequeños detalles que la mente, por causas diversas, decide archivar en una parcela angosta, quienes decidían llamarla Materia Gris.
Sin embargo, sus esfuerzos de grandeza por querer combatir contra aquellas larvas que reptan en el celuloide, fueron vastos y entro en sueño.


Testimonio de Ciro, confidente de Jaime:

“Yo estaba a su lado, confesé. Dije que era un hombre discreto, sumiso, algo burlón y quizá, hasta en su propia contradicción, algo temeroso. El hombre que me miraba desde la puerta uniformado, con su barba candado y todas sus pautas guardadas en el bolsillo de la camisa, remendado seguramente por su esposa alguna escafandra sin gusto. Me hizo una intensa batalla de preguntas hasta que conteste < que solo pude presenciar como entraba en sueño >. Este pareció un poco indeciso, y escrupulosamente abrió su bocaza lanzando su respuesta con el mas alto de los ímpetus, como todo buen borracho, Dijo < que yo era quien habida ocasionado la muerte de “Nuestro hombre”> Lo mire desconcertado, esperando que desde el otro lado de la cama el cadáver hiciera alguna señal, pero fue totalmente en vano.
Por fin, la escena de la discordia fue dejada en manos de “especialistas” y me retire”.


Jaime, “Nuestro hombre” (Relato):

“Estaba en la misma habitación donde dormía. Por suerte, era uno de esos sueños en donde uno tiene el control y algunos expertos llaman “sueño conciente”. En parte, no tenía la menor idea de lo que hacia ahí, pero para mi gratitud, estaba plenamente tranquilo de que no debía hacer prácticamente nada. Incluso ya había terminado mi labor. Asíque no tenia nada de que preocuparme.
Cuando pensaba en distenderme y casi empezaba a borrar el sueño, comenzaron a filtrarse algunas imágenes borrosas, como flashes de alguna escena cinematográfica. Comienzo a ver el mismo cuarto pero con un color rosa bien radiante, y a sentir que había tenido un día aterrador y que la persona encargada de la decoración había caído en una repentina búsqueda de su propio “yo” a priori de mi demencia de que toda pared de una habitación debe ser de un solo color y ese color era únicamente el blanco.
Empecé a enmudecer, no podía casi respirar, y entre esa sombra que se venia encima de mi, vi que el cuarto comenzaba a tener movimiento. Aparecían una serie de personajes “freaks” que querían consolarme, me daban su pésame, mientras una mujer del tamaño de una mesita de luz los hacia desfilar rápidamente para no sentirme intimidado.
Hice todas mis fuerzas por despertar, pellizcarme, morderme la lengua de rabia, pero era imposible, estaba atrapado en esa pesadilla. Sentía como los latidos del corazón casi se fugaban de mi, y sin mas veo un destello de luz que salía por debajo de la puerta de entrada y lentamente, comienza a abrirse.
Mi cuerpo comenzó a susurrar palabras por lo bajo, tenia una rara sensación, y vi que por la puerta asoma la cabeza, una persona que hacia llamarse como mi madre, tenia la apariencia de mi madre, todo lo que una madre debe tener, pero bien yo la conocía a ella, y sabia que no tenia ningún parentesco relacionado en la cadena de mi ADN.
Me grito histérica, haciendo recuerdo de sucesos familiares, me reto como a un niño por haber roto su juego de vajilla preferido. Vaya y pasen esos sucesos, desaparece aquella persona que se hacia pasar por mi madre. Veo a la mujer con forma de corcho bañado en grasa de pollo de hace días hacerme gestos y hablarme de que las mujeres solo pretenden una cosa de los hombres. Y que los hombres no pueden ser personas certeras y que fallan en su hallazgo, y que por eso yo me encontraba ante esta pesadilla, que no había forma alguna de que una persona como yo siga viviendo. Alguien que vive únicamente de su trabajo, de la valentía de los demás, y que sin juicio alguno, ninguna persona seria capaz de lidiar con un tipo de mi especie. Se retiro ocasionando fortuitamente un tropiezo. Y al levantarse desapareció.
Me sentía terrible, estaba asustado, pasmado, aun seguía creyendo que era un sueño.
Y en cuanto me despisté, perdí la atención, el seno de la conversación, y precisamente hablando de senos, comienzan a brotar lentamente, como si alguien estuviera inflando un globo desde atrás de la pared, cientos de “senos” a punto de explotar, que bailaban al movimiento de un concierto de Chopin, casi sin repetir su forma. Y como si fueran pupilas, todos ellos apuntaban a mi. Era tan irónico, que largue una carcajada, la esbocé lo más fuerte que pude, y al decaer mi risotada, se hace un hueco, un silencio de ultratumba. Y sin más suspenso, comienza a brotar desde el símbolo maternal, primero el calostro, y luego la definición mas exacta: leche tibia maternal. Era como un niño recién nacido, con vello en las piernas, pero que lo único que no quería era beber de esa leche y mucho menos morir en la viscosidad.”

Jaime desde el cielo, les desea suerte a todos los hombres.

Y como todo relato, nunca sabremos bien lo que origino esta mala pasada, pero sea lo que sea que haya sucedido, tuvo su consecuencia, quizá fue muy cruel hacerse con la vida de este joven. Pero que morir rodeado de pechos inflables, no es un lujo que puede darse cualquiera, siquiera el mismo Hugh Hefner.

Tabú y Morlaquito.

Una película
la lente perfecta
un filtro real
haciéndote sentir
que los colores te revuelven el estómago
un riel
por el que corre el carrito que lleva la cámara
mi casa minada de vías
como en una scalextric
julieta abrió los ojos
hinchados
ojeras
diclofenac
dos, y otra pastilla que le da vertigo
pero de la que no habla
el gato jugando con el blister
en la mesa de luz
pidiendo atención
gimiendo
perturbando la persiana
julieta abrió los ojos y la boca
y las manos
julieta no habla de lo poco que durmió
una remera de los beatles
recortada
en sus mangas, cuello
ya ni siquiera pueden distinguirse sus caras
los pies caen
como una marioneta de la que fueron soltados sus hilos
dos pies congelados
por la anemia
y el ahogo que se experimenta al dormir con medias
con sus uñas pintadas
de negro, siempre
y primer plano
a los muslos
el primer escalofrío del día
la piel de gallina
el borde de la bombacha
los hombros caídos
homóplatos deprimidos, cabeza gacha
la mano que recorre la nuca
los ojos siendo revoleados hacia el techo
el sol y la miel
inhalar por la boca
mientras el pecho se infla
las tetas rozan a paul y a ringo
pero ellos no lo notan
julieta erguida
es una bestia de un metro setenta y cinco
completamente despeinada
que se pone los anteojos
para mirar peor
siento que la cabeza me explota
y recién me despierto
se lastima un pie con el carrito
que la persigue hasta el baño
dejando atrás cierto dibujo
en la cabecera de la cama
que habla de la revolución
de los diescisiete años
de los sacos a cuadros
el pasto en el pelo
el manifiesto comunista
las canciones de protesta
y un anhelo de tomar un arma
gritar en medio de una plaza
que hay un sistema que se está cayendo
prende la luz
las pupilas se contraen violentamente
y duelen
encandilarse duele
julieta frente al espejo es el fantasma
de las cosas que una vez dejó de hacer
tiene casi veinte, pero el color de sus párpados
susurran unos treinta
julieta y el cepillo de dientes
julieta y su padre
julieta y las cerdas en las encias
julieta y la pelvis rozándole el lavatorio
mojándose y puteando
julieta meando
queriendo volver a la cama
tirando la cadena
apagando la luz
cerrando la puerta
julieta mirando la computadora
los cuadros que cuelgan en la pared
el sillón
la parva de libros sobre la impresora
lo que escribió una vez
lo que le dice borges
y lo que se olvida de cortázar para no sonar cliché
julieta tomando la taza verde del felino
abriendo el tupper con el alimento balanceado
hundiendo la taza hasta llenarla
pero hasta cierta medida
dejando caer el agua sobre un vaso
para después llenar los respectivos recipientes
y callar de una vez por todas al que llora
julieta rascándose la cabeza
puteando
tomando un lápiz de los tan divinos portalápices negros
para enroscarse el cabello
y sujetarlo con eso
julieta tomando el paquete de cigarrillos
abriéndolo
sacando uno
prendiéndolo fuego
besándolo
chupándolo
fumándolo
julieta con las manos frías
dejando sonar el teléfono
llevando a la cocina
los vasos de la noche anterior
las cenizas
mirando los papelitos pegados a la pared
que hablan de qué hay que hacer
a quién llamar
a quién llevarle plata
a quién hacerle un favor
a quién chuparle la pija
julieta tomando un frasco de una repisa
destapándolo
llenando un bowl con cereales
volcándole lo que queda de leche
reventando los copos con una cuchara
llevándosela a la boca
masticando
relamiéndola
julieta es un agujero
y un fantasma
y un agujero
julieta anoche brotó de la rabia
y del sueño
lloró
gritó
sollozó
rasguñó la almohada
las sábanas
sus brazos
julieta mirando una hoja
pegada con cinta
en el armario
de algo que bukowski dijo
de algo largo
que le mostró juan
juan que ya no está
que habla de una lucha
de un camino que hay que andar entero
o de lo contrario no empezarlo en absoluto
que prometió religiosamente leer todas las mañanas
para no matarse por las cosas que está haciendo
y seguir escribiendo
julieta se sentó
en el sillón nuevo
y el carrito se quedó quieto esperando que se mueva
vos querés
que julieta coja delante de una cámara
que se le paren los pezones
y las ganas
vos querés
que julieta te diga
que se masturba
leyendo el diario
prendiendo un fósforo
vos querés que julieta se siente
y escriba
sobre lo que es quedarse parado
descalzo, congelado
del lado de adentro de la puerta
con la llave en la mano
la sed de salir afuera
una trompada aflorando en su puño
hacerte entender las cosas
y un grito en el pecho
pero julieta es un agujero
y un fantasma
y un agujero
y un teléfono que no para de sonar
y las agujas de un reloj que le pinchan la espalda, la vida.

http://le-targo.blogspot.com

27 abril 2010

Todo es casual

Todo es casualidad

La causa y el efecto
son una ilusión antojadiza
es pura construcción, mera excusa

La ciencia es
tótem

El azar es soberano
Se impone con tal autoridad
que el hombre decidió mentirse
Sobre la mesa, una esfera de marfil
recorre el paño
y se burla describiendo derroteros parecidos,
pero siempre distintos

Yo siempre fui gris, vos siempre verde

Es imposible que hayamos coincidido
En el mismo lugar
A la misma hora
En la misma mirada
Y por algun motivo

El albur es anterior a la esencia de las cosas

Es impensable una unión
programada por el destino

Como no sorprenderme cada mañana,
al despertarme,
Y ver que seguis a mi lado,
y que nuevamente, por un día mas
no pude dejar de amarte

De no olvidarnos

la puerta de un colegio
era como el cielo
los escalones de la iglesia el cielo
el parabrisas de un coche gris y brillante
el cielo
pintamos nuestro silencio que explotaba
pintamos sin prolijidad el cielo de rojo
vértigo pintura y correr

como hablar o hacer poesía
es un poco de ser y hacer nosotros
de no olvidar la niebla
el frío que nos cruza en la esquina como un tranvía invisible.

26 abril 2010

Equs



http://rodrigobanus.artelista.com/

Ahogo

Recién prendí una luz equivocada;
parecía que la casa se había inclinado
tendenciosamente hacia la derecha.

Hay noches como ésta en que tengo
la boca seca.

Deben ser las 5 de la mañana,
ya cantan algunos pájaros.
Si tuviera alguna otra cosa para tomar
te ofrecería.

A veces la rima sale sola y
la dejo fluir, total…

Tendrás tiempo para acariciar
otras bocas
y tenderte sobre tu espalda en
camas, sillones,
o prepararle mate en la mañana
a quien corresponda
mientras caminas descalza
y haciendo equilibrio con los talones
cantando bajito, silbando a veces
con un poco de frío.

Tuvimos este ciclo
de ruidos en las maderas.

Si me preguntaras, te diría
que te extraño.
Es tan raro todo esto, ya no sé
cómo razonar.
¿Tengo que pedir perdón?

ya perdiste
la ventaja de que te acaricien los pies
aunque te parezca pintoresco
rascarte con la piedra pómez.

El amor es un aliento viscoso
agridulce, lento
baila tango, eso sí
que si el viento sopla nos volvemos
extranjeros en el cuarto:
es desarraigo en un trozo de alma.

Me cansa un poco no poder siquiera dormitar, ¿sabés?

Te prometo que si la situación fuera distinta,
yo sería un poco más espontánea.








http://vaciocosmico.blogspot.com/

La Memoria, VIII

LA REVOLUCIÓN Y LAS DROGAS

Este capítulo quedó sin escribir. No recuerdo si perdí la hoja borrador o si no llegué a hacerla. Tal vez se cayó por ahí y alguien la lee preguntándose qué dice (la grafía no es muy legible). Quizás lo entienda completamente y se pregunte quién lo hizo. O tal vez entienda y haya descubierto la autoría pero no comprenda lo que dice entre líneas.
Podría ser que mi mente temerosa y llena de vergüenza me haya provocado la pérdida. De cualquier manera el contenido no está perdido, Puedo reescribirlo igual, ligeramente parecido o del todo nuevo cuando quiera.

La vida y todo lo demás - Bastardos impuros

Malditos sean, almas en penas
Cuerpos azules con llanto
Trajes de héroes
Con sus rostros de asesinatos
La trágica historia del Héroe y traidor,
Cual Macbeth, sucio ladino
                         ¡ASESINOS!
                         ¡ASESINOS!
Aulas sangraron en ti,
Pensamientos ambulantes acribillaste.
Más rencor no tengo.
Malditos sean, almas en penas
En nombre de la bella dama
Quemaste los fuegos.
                         ¡ASESINOS!
                         ¡ASESINOS!
Gritos en cadenas.
Perseguidores del sueño
Abusaste de los tiempos.
Maldoror aullara.
Y ustedes, almas en penas,
Volverán a la eterna Oda Infernal.
Y serán tiempo olvidado.
Y en ese instante,
Siempre un cometa de suicidios
Estremecerá mi piel.
Pero ustedes saben,
Cuerpos azules con llanto
Llantos azules en cuerpos.
Los maldigo. No les temo.
Nadas elementales.
Los maldigo. No les temo.
                         ¡ASESINOS!.
                         ¡ASESINOS!.

25 abril 2010

Lupe, la mentira y el miedo.

Era tan lindo verte concentrado en ocultar tus miedos. Ni siquiera les quisiste poner nombre, nunca, ni quisiste que yo supiera cuales eran con el afán de no parecer débil, no se, cosas tuyas.
Esa noche te espere como me pediste, mire la hora y supuse que las diez de la noche, eran las nueve y media de tu reloj particular (siempre viviste a destiempo, por eso lo de tu impuntualidad crónica), asi que decidí entonces, dar unas vueltas antes. Esas cuadras que camine, me sirvieron un poco para pensar que decirte. Pero hacia tanto frío que creo que me dificulto mucho el pensar las palabras correctas, sumada a mi fascinante afición por mirar las baldosas para no pisar las rayitas, objetivo casi imposible por cierto. Asi que cuando ya creí que era tiempo, llegue al café de la esquina, como planeaste, pero preferí quedarme afuera,
Tratando de fumar uno de los dos ultimos cigarrillos que quedaban en el box sin que ningún viejo que tomaba café me mirara, compartir mi cigarrillo con nadie.
Mis manos parecían tener vida propia, temblaban y se movían exageradas, victimas del crítico frío que hace siempre en los inviernos a esas horas. Hasta que lo prendí. A medias, pero lo prendí. Acto seguido se apago, y como tenia frío y eso me malhumoraba (me malhumora) preferí no seguir el juego.
Cuando entonces desde lejos, eso que avanzaba surcando el espacio, resultaste ser vos.
Ni un momento dude, desde que te vi, debido a tu particular caminar cuando vas a altas velocidades, a tu desprolijo balanceo de los brazos, tan tosco, tan desarticulado.
Viendo la situación en que me encontraba, te acercaste con una risa sutil. Casi como para provocarme, pausaste tu mecánico caminar y te prendiste un cigarro, quedando entre nosotros, dos o tres metros. Antes de mirarme siquiera, estiraste tu mano que sostenía el encendedor. Prendí mi cigarrillo.
Cuando la luz que escapaba de los ventanales del café te dio de lleno, pude divisar, además de tus rasgos que me sabia de memoria, que tenias los ojos llenos de lluvia. Estaban grandes y redondos, tenías todo el miedo agolpado en la mirada.
Me querías decir una cosa, me la quisiste decir tantas veces esa noche. Espere y espere, y ni me decías la cosa ni se te quitaba el miedo.
A caso era yo la que te lo inspiraba?, en lo que duraron esos dos cafés, la lagrima y casi todo tu atado de cigarros, que fumamos casi comiéndonoslos, me lo pegunte por dentro, hasta que ya, cuando nos íbamos, se me ocurrió preguntártelo.
Y que te da tanto miedo? Prendí, ahora si, mi ultimo cigarrillo, trague el humo y lo largue mirando hacia arriba tratando de contener las lagrimas que se salen a borbotones después de aguantar mucho para no parpadear.
No se por que, pero me dijiste que nada. -No nada, te juro que nada- Para ser mas precisa.
Decidí nombrar a ese nada como a una mentira. Una de las grandes mentiras que te ayude a construir. Asi que me reí, y te dije que me iba sola, que a casa no, que a la de mis viejos tampoco, que me iba sola. Te dejé entonces, o me dejaste mejor dicho, por esas fechas, unos días antes de la vez del café, de a poco, cada vez más, ese miedo que nunca me confesaste termino ganándonos a ambos.

Entre la k’es-pata y la planez

Es una extraña sensación
Tocando el suelo con cada vértebra
Sintiendo la tierra cual es
Sintiendo la presión en mi pecho de…

Un rostro peludo me escruta
Qué bestial y romántico es pensarlo como rostro
Parece que no hay cara que valga
Y me mira sin babear.

Su piel encalidecida por su pelaje
Dispersa ese calor hasta mí
Traga la luz verde que filtra el follaje
¿Seré follado en el follaje?

Su corpulento cuerpo
No es nada lento
A mi menor movimiento
Reavívase su atención en mí

Como un desarmado
Apuntado al pecho
Desprovisto de argumentos
Hoy aquí muero ¿no es así?

Pero el gorila
En realidad no es más que una figura
Su pie manual
No puede retenerme contra el suelo

Me levanto y acomodo mi taparrabo
En realidad su cuerpo sí es lento
Dejo a mi cuerpo deslizarse (con/como) el viento
Y abandono el clan

23 abril 2010

Fe de indio

Recuperemos esa fe,
esa fe india, mistica
esa fe de pueblo que solo con la unidad
logra hacerse fuerte

Digamos no, pero con fuerza, un no rotundo
a los que quieren venir a dar ordenes
sin tener la experiencia del trabajo duro
ni el concienzudo y exigente estudio de los pensantes.

Digamos si a quien promete y obra en consecuencia
pues de hechos y no solo de palabras esta construida la realidad.
Hablemos, si, es bueno hablar
ya que la palabra es madre de toda accion.

Pero no olvidemos, que la palabra en tanto madre
debe parir para serlo realmente.
Parir acciones, parir consecuencias.
Eso es lo que la hace madre.

Por eso, digamos, pero tambien sepamos y hagamos,
y eso lograra que seamos
los legitimos dueños
de nosotros mismos.
Quizás es como lo imagino, por eso guardo mis escondo mis secretos bajo la almohada, las lagrimas son la llave de mi sueño porque ya no queda nada, todo se lo llevó el viento, traté de olvidarte y todavía lo intento pero mis instintos se volvieron lentos y distintos al mismo tiempo; yo lamento ese error fatal que acabó con nuestra historia pero en general los momentos vividos los guardo en la memoria, el destino era una carta jugada a la que me encargué de prender fuego, esto no fue un juego y no quiero que lo pienses ni una vez, creo que ya lo vivimos antes, quizás dos veces, quizás tres; cuando creces las hadas se extinguen y las fantasías de los cuentos se borran y desaparecen, alguna vez creí en el amor pero en el camino siempre se desvanece y me da la sensación de que seguir no tiene destino, como cuesta aceptar la realidad, como cuesta alterar cada sentido para no oírte, para no verte, es un esfuerzo sobrehumano no desear tenerte como supe hacerlo en los recuerdos mas íntimos de los cristales de mi corazón, es un punto de vista, y escribir es mi reacción a tu histeria con mi orgullo que por tu amor se volvió miseria, la ultima melodía de mi canción con el alma cansada de estar triste, buscar fingir odiarte para aparentar reír y olvidar que me quisiste, y me lloraste, me envolviste y me dejaste, me ilusionaste, me usaste, me intentaste volver a querer pero volviste a fallar, conmigo lo hiciste todo, pero por sobre todo me pudiste enamorar, y eso es lo único que me importa, mis palabras se están haciendo largas pero en realidad la hice corta, estoy harto, cansado de saber que nuestros son mentiras, los sueños son engaños y las realidades fantasías, inventos de un vago escritor que solo tiene afán de volar, tener alas, cada pluma es un amor que nunca supo amar; ¿Y aceptar la realidad? A veces quiero llorar por que comparto el sentimiento, el juramento al amor suicida y a las pasiones prohibidas, a las idas y venidas de corazones indecisos cansados de ironías que cuenten lo peligrosa que se volvió esta pasión, no niego que me costó perderte pero así es una separación, es cruel, es fría, es un secreto bien guardado, una llave sin candado, un dado sin el as y un haz de luz sin espada, yo te quise y te lloré en secreto, entre las lagrimas de mi almohada que cristaliza un espejo como muestra del vacío que deja un “adiós”, una sola palabra que convirtió un solo camino en dos, dos corazones ausentes que abandonaron la ambrosia, la pasión más fuerte que nació de las fantasías, por eso siempre te quise y siempre te odié, son contradicciones tan distintas pero iguales a la vez, son verdad y también son sentimientos, son las alegría con las que crecí entre las magias de los cuentos, son hadas hermosas, simples y bellas, son huellas en el pasado y en el futuro, serán estrellas…

Pensamientos

Yo no escribo lo que escribo. Pero tampoco soy algo distinto de lo que escribe.



Se ve cuando los ojos no juzgan.

El pensamiento está fuera de la cabeza.

Nada es mejor, nada es peor.

Los brasileros ganan los mundiales porque están habituados a festejar. Los argentinos estamos habituados a salir segundos y quejarnos del réferi.

Las piedras descansan, los árboles imaginan, los animales viven y las personas toman conciencia.

Los cuerpos se abren con el placer.

Todos los elementos que dan seguridad, van en contra de la creatividad.

La naturaleza nos ama, el ser humano se odia a sí mismo.

Los puntos se unen al final de la historia.

No todas las voces que suenan dentro mío, me conocen.

Nuestra verdadera revista se llama El silencio y sus páginas están en blanco. Aquí vemos, lo que escribimos en ella.

Mayor ruido, mayor velocidad, mayor locura.

En el teatro y el cine se muestra la verdadera vida, todo tiene un guión.

En la vida se sigue hasta perder el interés en ella.

La oxigenación acaba con la depresión.

Destruir el planeta no es una gran idea.

El pesimismo es ignorancia.

El tiempo es un tren, cruzando un desierto lleno de rieles.

Solo hay quejas cuando alguien no las escucha.

Nunca se vuelve de la sinceridad.

Soy muy parecido a un mono.

Los buenos padres te enseñan a no querer ser como ellos.

Dentro de mí, una fuente se desagota.

Un artista es un servidor.

Al mundo le vendría bien una ducha.

La lógica, es la mente dándose la mano a si misma.

El universo da constantemente la oportunidad, de dejar de quejarse.

Las respuestas son como las preguntas, pero sin signos de pregunta.

Las preguntas son como las respuestas, pero con signos de pregunta.



http://esoquevoyaestar.blogspot.com/

22 abril 2010

Tabú y Morlaquito

Que quieres tu de mi ?

Que quieres tu de mi ?

He cruzado mares
para llegar a ti,
he visto las estrellas caer
esperandote,
seque rios de lagrimas
llorandote... y tù?
Que quieres de mì.
Pase momentos dificiles
por ser escudo en tu defensa,
modifique caminos
hundi huellas en los desiertos,
y empañe cristales en los cielos,
y tù... que quieres tù de mi ?
Invente sueños para verte
pero solo espejos rotos
rajados por el olvido y el dolor,
en ellos pude visualizar,
Vi como el viento se llevo las hojas
que tu convertiste en bollos,
cuales eran cartas
que ayer te escribi,
pero nada me detiene
y aun me pregunto
Que quieres tù de mì ?
Si el infinito nos separa,
y la noche no te deja ver,
como pretendes comprender
què es lo que hago hoy aquì.
He cruzado los mares,
en busca de una esperanza,
pase por un viejo sendero,
por las miradas turbias de lo ajeno,
solo por llegar a ti.
Complaci tus caprichos
tus inventos y juegos,
y nada es suficiente,
y nada me responde,
que quieres tù de mì ?....

El precio de la libertad

"La soledad es el precio de la libertad."
Carmen Díez de Ribera.

Como no recordar esas películas policiales que repiten siempre el mismo argumento, donde un detective ya entrado en años, vive su trabajo al límite, obsesionándose con sus casos, al extremo de poner en riesgo su salud mental y física. Rodeado de gente que le aconseja el retiro y una vida tranquila en su casa. “¿Qué me puede ofrecer esa vida? Nada." murmura, siempre ofuscado, el personaje en cuestión.
Rechazando con fuerza la idea del retiro, la idea de cambiar su forma de vida actual por esa vida alienada, sin aventuras, del hombre suburbano regular, dedicada a lavar el auto los domingos, pagar impuestos y mirar tv. Toda la vida han escapado de eso, simplemente les parece despreciable y digno de un cobarde... la vida de un cobarde.
Su trabajo, es a la vez su forma de vida, lo que le da sentido a su existencia y lo que lo diferencia de "los otros".
Siempre los vemos en sus pequeños departamentos, llenos de suciedad, donde beben hasta dormirse, solos, con una ex mujer que los ha dejado (justamente) por su trabajo y algún hijo que se niega a verlos. Son personajes en los cuales convive la paradoja de ser parte de la ley, y a la vez, vivir fuera de ella, fuera de la convención social, siendo entonces unos forajidos, unos marginales por elección.
Esa es también la vida del escritor, la vida de un periodista, pero no de cualquiera, hablo de aquellos que honran la mística de su profesión y que a la vez también le faltan el respeto para correr siempre un poco más los límites.
Hablo de tipos como el escritor Charles Bukowski, quien alguna supo escribir “Francamente, me horroriza la vida. Me horroriza lo que un hombre tiene que hacer para comer, dormir y mantenerse vestido”, o el periodista americano Hunter S. Thompson quien confesó “He estado la mitad de mi vida tratando de alejarme del periodismo, pero es un habito peor que la heroína. Un extraño y sórdido mundo lleno de marginales, borrachos y fracasados”, también del coterráneo, escritor y periodista, Enrique Symns. Ellos han caminado por el abismo de sus profesiones, bordeándolo con peligro permanente de caerse, arriesgándose en el peligroso mundo de la creación, adentrándose en lo más hondo. Noches de bohemia y bares de mala muerte, cigarrillos y frustraciones, amigos confidentes y mujeres que traicionan.
Quizás ambos, escritores y periodistas, con culpa tratemos de encauzar nuestra vida, escribiendo algo digno, algo que nos supere. Y quizás con culpa aquellos personajes del cine traten de hacer justicia, algo que los purifique, algo por los demás... Pero es en vano, todo lo hacemos por nosotros, por nuestro egoísmo. Es nuestra manera de vivir adentro de una metáfora heroica del perdedor, del antihéroe que lucha hasta el final.
Nunca quisimos hacer una carrera en una empresa respetable que después de años de servicio solamente nos dé una mísera jubilación y una lapicera con nuestro nombre, ni tener una esposa perfecta a la cual besar antes de dormir, ni fines de semana de ocio.
La soledad es el precio que pagamos por esa libertad, por no querer ser uno más, por no querer aceptar la vida burguesa que la mayoría elige, con sus éxitos y fracasos medidos en una escala con criterio empresarial... "Esos pequeños fracasos de esos pequeños hombres en su gran fracaso llamado vida."

Y en el final de nuestras vidas acorralados por nuestras obsesiones, encerrados en el mismo departamento que vemos en la gran pantalla (metáfora también de nuestras mentes) con bibliotecas llenas de libros y una vieja máquina de escribir, nos lamentamos y añoramos todo lo que no está, todo lo que alejamos de nosotros, todas esas mujeres que ahuyentamos... Pero volvemos a llenar el vaso y mientras bebemos otro trago, nos echamos a reír.
…Imposible escapar...
Como en la película "The Pledge" (2001), donde vemos a Jack Nicholson como un detective con sobrepeso y pelado, en el final de su vida, retirándose de la policía. Compra una casa en las afueras de la ciudad, charla amablemente todos los días con sus vecinos, hace las compras y en los fines de semana va a pescar. Pero nada de eso es suficiente, nada de eso sirve, cuando se da cuenta que los fantasmas del pasado lo siguen acechando para no dejarlo nunca en paz. Cual escritor acechado por sus demonios, que a gritos le piden bajar al papel...
Esta soledad, esta libertad en una jaula son imposibles de dejar... Son la mejor forma de vivir y de morir que encontramos en este mundo.


















http://unfrioyrotoaleluya.blogspot.com

21 abril 2010

Lentitud

la tarde congelada miran los crédulos con algo áspero en los ojos
antes de la noche sus sombras se buscan en silencio
(respetan el color)
todo debe ser perfecto desde la nube
el cansancio, entendés?- diálogo con la zanja
estamos cansados
y nos cuesta dejar de reir

si el calor fuera eterno
si nos desplazáramos así, lentos con el sol
si pudiéramos no dejar de vivir

es tan tarde
el último en saltar la zanja
apaga la luz

-fogata de abril, últimos soles lentos-

Sueño


Éste rostro
es a cada paso
más de otros.
Tengo
miedo
de olvidarme
en el mañana
el sueño que de niña/
volvía a cada rato.

VEOLUZ

la noche es turbia
y en el silencio de las veredas
vagan las hojas
por el vaivén del viento






no hay luminosidad
sino tus ojos
tus ojos



tus ojos son la conectividad con el protón del mundo
tus ojos como la metáfora de luz










veintisiete minutos hace que te escribo
sin resolver la oscuridad






pero escribo ojos,
tus ojos,
y lo observo todo



no resuelvo nada,
sólo veo lo todo

20 abril 2010

Quizá

Camina .Quiere sacar todo de su interior. La locura, la tormenta, el amor. La desesperación, las nauseas. Camina y escribe. Mira. Desespera. Ya nada importa. No importa de donde venimos, ni a donde vamos. Ni para que nacimos. Ya no importa saber donde estamos. Ni quiénes somos. ¿Para qué? Si todo está perdido. Muerto. Podrido. Ya nada es lo que era antes. Corre, su respiración se pierde, entrecortada, en el silencio de la noche. Corre, y sueña, y vive, y llora. Ya no ríe, pero siente. Siente que vuela, y que se va lejos, que se pierde, que entra en un universo nunca antes visto, nunca antes sentido. Los colores, los aromas, el silencio…todo da idea de algo mejor, de algo que nunca tuvo. Se pierde en todo ese torbellino, en la vorágine de sensaciones. Es todo. Y nada. No quiere ser alguien, no lo necesita.
Sueña .Vive. Vuela. Llora. Ya no ríe. Pero siente, por primera vez en su vida, que es feliz.

me

me estoy enfermándome estoy oxidándome estoy desangrándome estoy asfixiándome estoy esperándome estoy abrazándome estoy castigándome estoy reventándome estoy callándome estoy digiriéndome estoy deshaciéndome estoy olvidándome estoy salpicándome estoy riéndome estoy dibujándome estoy recreándome estoy desfigurándome estoy borrándome estoy negociándome estoy abrigándome estoy resguardándome estoy taladrándome no estoy me.

http://le-targo.blogspot.com/

19 abril 2010

Un documental de Discovery

Sentado en el inodoro recordé
un documental de Discovery:

ni las abejas africanas,
ni los lobos, ni los tiburones blancos
son tan mortíferos para el hombre
como sus propios parásitos

nuestro mayor depredador: la lombriz solitaria
¡escondido en nuestras mismas tripas!
¡en nuestra misma patria!
la doctrina de Seguridad Nacional,
Banzer, Stroessner, Ramon Camps

*

así que pensé
en dejar anémicas mis animas,
no aliméntarme ni alimentarlas,

que una curandera meta
un pedazo de carne cruda en mi boca,
y que ya hambrientas,
encante las serpientes
las atraiga,
las saque por la garganta

*

pero me dije es inútil,
el tiempo de atrás siempre vuelve
como un ninja
saltando entre la niebla

así que agarre un poco de papel
me subí los pantalones
y solo escribí esto



En la avenida del porvenir

Marginales,
bajo las sombras
de las callejas que nadie mira,

asfixiados por un cielo de humo,
entre abandonos y papeles,
sucios,

caminan y se desangran,
descalzos y enmudecidos:
¡llorando un futuro invariable
ante la idiotez de nuestro bullicio!

18 abril 2010

¡Me provocas, insoportable!,
me provocas, y no vale tu teoría de libros
por que la saliva como un dios atraviesa las ropas
y se escurre por mi cuello en forma de lengua.

El suspiro, gesto tímidamente hermoso
me acaricia de a ratitos desde tu pecho,
susurra que me espera y que a veces
hasta la misma duda lo entiende.

Basta de mojigaterías.
No es real la indiferencia…
Dejemos la vuelta para las ruedas,
para los bobos de la histeria.

¿Bajo qué punto insoportable hemos dado como natural la presencia de humo?

¿Cómo encontrarnos si nunca se encuentran los ojos?

¿Cómo entender los rostros de los espacios mínimos
en las partículas de la oscuridad?

Cuando dibujo con mi boca los aritos del tiempo,
Me muerdo sin fin el labio
Y aunque sea de angustia
llega el aire y te convierte colocándote debajo de la gotera.

El sólo nombrarte te vuelve corpóreo,
Lo asombrosamente mágico y estremecedor de las palabras
llena de colores los gritos reprimidos.

Te muerdo en la madrugada del infinito
Por que esta noche mi rostro está frente al tuyo,
Y me dan un poco de risas tus colmillitos chuecos,
mientras que tus caricias caen lluvia de cascada triangular
en el minuto insostenible del gemido volador.



http://los-mil-lunares-de-clarisa.blogspot.com/

Pensiero.

Qué suerte de libertad me das
que puedo sentir en tu presencia
o en tu ausencia
el recuerdo del mar,
el aire en la garganta salada,
blanca espiral de luna,
Alessandra.

Siendo Eterno Yo

Te acercás con tu cuerpo
y ganás mi piel
Te acercás con tus tetas
ganás mi carne
Te acercás con tu concha
y ganás mis huesos

Y yo pierdo y me pierdo
en este garche desenfrenado
Y me consume este fuego
se desprende hedionda
la proteína de mis pelos

Y yo pierdo ante vos
y desaparezco
Y vos me ganás a mí
y me tenés sin que esté

16 abril 2010

Tabú y Morlaquito

Post Scriptum

Verdes valles estrellados,
Se materializaban por doquier.
Las estrellas surgían siempre,
Donde se posara la vista.

Seres desangelados se paseaban por allí,
Filosofaban, hablaban sobre cosmogonía…

Su concepto de arte,
Fue aquel desde el principio.
Desesperado, miraba en derredor
Buscando algo que no sabía si vería.

Desperté sobresaltado,
Cuan vivida resulto aquella visión
Eso hacia imposible que la olvidase.

La persiana entreabierta
Dejaba entrar algo de luz.
Lentamente mi respiración
Comenzó a acompasarse normalmente.

Fue solo un triste sueño,
Un triste sueño sin ti…

Magnolia

Esta cansada… harta de toda esta mierda repetitiva, de todo esto que la ata a un mundo miserable…
Sus tripas se retuercen en el piso, desnuda, en continuo roce con su sangre… paciente… esperando una mejora solo imaginable… se retuerce…
Devorado su rostro por eso que dice llamarse identidad… quitándole todo lo demás… dejándola vacía, repleta de vacío…desbordando de él.
Su mente en blanco, voces, ruidos, gritos... todo en blanco… crudamente blanco… encandilando el frío tono de su voz. Eternamente blanco, ligeramente imaginable, probablemente etéreo aunque real, blanco, pesado, duro, golpes, gritos, miradas… completamente en blanco.
Mirada fija en un punto, invisible punto del universo, eterno punto, inacabado. Mente en blanco, golpes… gritos…
Se retuerce en el piso entre su carne, se alimenta de ella… asecha en un rincón hasta el momento justo… propicio para atacar.
Sus manos blancas, pétalos de magnolia, manchadas con rocío tenue de la mañana, se oxidan al exponerse al sol, la luz… sus ojos queman, estallan… sus manos se desvanecen… sus pies se pierden en la tierra.
Fría piel, corteza vulnerable… expuesta a cualquier roce… sensible al viento… marchita.
Manos blancas… piel fresca… hermosos pies vitales… Magnolia.

15 abril 2010

Remember, remember...

Más información en Agenda/Noticias

Ana(logías) de una confesión tardía

Confieso que he matado.
Y que no hay ciencia del razonamiento que me justifique,
apenas una mísera lógica maniquea
en el fondo de una copa hasta hace instantes llena.

Cada beso, cada verso, cada abrazo,
uno a uno muerto a sutiles garrotazos.
Técnica perversa de autoflagelación
diluida entre lágrimas y alcohol.

Confieso que he violado.
Y que no hay juez que me absuelva de tal pecado,
del haber vejado los sentimientos ajenos,
abjurando del amor a mi entregado.

Porque caricia tras caricia
el afecto he enterrado con meticulosa precisión
aterrado y espantando.
Deseando perderte, soñando encontrarte.

Confieso que he robado.
Y al hacerlo con pérfida arrogancia
no conseguí calmar mi sed,
sosegar mis cíclicas ansias.

Ahora mis crímenes tienen condena.
Tu ausencia es el recuerdo,
la metástasis culposa de mi pena.
Confieso que te he amado, aunque haya sido con recelo.

12 abril 2010

Yo no voy a rezarle a tu Dios

No voy a rezarle a tu Dios, si el dicta que se aniquile
a los que piensan distinto pues no quisieron ser sometidos
por los predicadores del temor y del dolor.

No voy a rezarle a tu Dios, en nombre del cual
pueblos de esta hermosa tierra americana fueron sometidos,
mutilados, esclavizados, masacrados.

No voy a rezarle a tu Dios que le robo la cultura
a los que vivian en armonia con la madre tierra.

No voy a rezarle a un Dios destructivo, nihilista y antihumano.

No voy a rezarle a un Dios mafioso, cuyos representantes
asesinan a su propio pontifice para lograr sus negocios sucios.

No voy a rezarle a un Dios facista, que apoya a los golpistas latinoamericanos,
para lograr que su institucion corrupta y obsoleta perdure por los siglos de los siglos.

No voy a rezarle a tu Dios de la TV, que se nutre de los bolsillos
de la gente que se juega a doble o nada con la poca fe que les queda,
soñando con una salvacion que no llega.

Prefiero rezarle al Dios de Mujica, al de Ceferino Namuncura.
Al Dios de los que obran en consecuencia con lo que dicen
Al de los hombres y mujeres de fe que darian la vida por sus creencias,
y que lo hacen dia a dia.

Porque a Dios lo hacen los hombres,
esta hecho de las palabras, de los compromisos y de las ideas de los seres humanos.
Si los hombres fallan, Dios deja de existir.

Y si los cretinos que hablan de valores que jamas tuvieron,
mientras ostentan riquezas robadas y oprimen de distintas maneras
son los legitimos representantes de Dios,
prefiero dejar de creer.

No me importan sus amenazas de ir al infierno,
ya vivo en el que ellos crearon dia a dia
y cuya caldera alimentan con el odio frenetico que les da poder.

Y no me importa la culpa, el arrepentimiento, el pecado.
Yo soy un perro sucio y con el lomo lacerado
¡pero vivo! ¡muy vivo!
¡repleto de la energia que me provee el saber que vivo la vida
y no la muerte que los predicadores llaman "vida eterna"!

El infierno es hoy
Y el cielo podria ser hoy tambien
pero no es negocio.
Las canciones están mal. Las canciones son mentira. Yo cociné a mis fantasmas y el tesoro está a punto caramelo. Lo que bombea. Lo que piensa. Y los años, los años. Soy el detractor de miradas. Por eso me encierro y dejo que el mundo me escriba la espalda con las manos de mi mujer subterránea. Hay un par de buenas frases. A cielo abierto soy mentira. No amo lo que amo, no pienso lo que pienso, no recuerdo lo que no olvido. A todas luces un fiasco. Y así los tontos (y las tontas) me regalan su tierra. Y en ella crece mi flor de lis, retoño imperial.
No he vuelto de mi pequeña muerte para contarte que sabor tiene la tierra húmeda. No he nacido a la lágrima, a las acuarelas en la lluvia. Estoy reventando paredes como puedo; las veo temblar, y las veré ceder. Silencio. Silencio lleno y silencio vacío. A mi me arroban los silencios llenos de ecos, como si los planetas, las piedras, los hechos, todo, suspirara ahogadamente. El universo es entonces como el cadáver de dios, es el cuerpo de un dios ausente, o un dios dormido que está pensando en otra cosa (libélulas, drogas, manzanos, en la diosa que lo abandonó a su suerte) y que probablemente sufra, también, y sufra a partir de sus más ínfimas células, nosotros, vos y yo, cualquier migaja. Lo que es seguro es que el dolor concreto no se calma con abstracciones. Pero, si sigo amplificando los ecos (como un espejo humeante) y si las paredes se vuelven más amarillas, y si caen, y caen con ellas los otoños, todos juntos… puede que alguien se despierte, y me cuente que soñó conmigo al final de su larga, larguísima, siesta milenaria.


http://paranoiaperfecta.blogspot.com
http://myspace.com/alenu

10 abril 2010

Insuficiencias

Estrella que sube y baja en el eje de la canción
pensamiento que se estampa en mitad de la caída
y se resiste a subir. Nunca se está lo suficientemente solo
ni se muere uno a sus pies.

Cerremos los ojos para dormir
en los silencios de la canción, en la palpitación de la desnudez
el desorden del tiempo y mi mano.

Nunca se está lo suficientemente acompañado
mientras una pared vacía desnude un ladrillo a los ojos
y ese ladrido muerda el aire y saliva y sangre chorreen en el oído,
nunca se está lo suficientemente solo mientras en algún momento la risa se ahogue
y esta cabeza sea un busto mirando la niebla, escupiendo un pensamiento
mirando el pensamiento en la niebla.
¿por qué no vivimos desnudos?

Cerremos los ojos para dormir
nunca se está lo suficientemente acompañado.

¿Y vas a soportar que sueñe un mundo en tu pelo,
que robe el perfume de la almohada?
Para mañana olvidarlo nunca suficientemente solo
nunca las sábanas planchadas y el sillón tranquilo, si sé que pasará
abrir una noche los ojos y ver de frente el silencio
y un olor rosa, una flor, una oreja perfectamente cachetada. Una vez más.
Con las emociones complicadas
vive en el mundo en que algunos aguantan
y otros no. o dicen sí con la cabeza y siguen.
quiere llegar a donde los otros no pudieron
(uno no sabe si son las no ganas de irse o símplemente
no tener valor)
quiere entender lo que los otros no
y ese llanto mórbido.
quizá ése que queda, (y esas lágrimas que no salen.)
y la gente sin palabras, ¿qué decirle?
está bien. que esas palabras queden en silencio como el disparo que no se escuchó,
que nadie escuchó cuando la pobre mujer dasahuciada, con las
náuceas y el cosquilleo en la panza (y las gotitas de agua salada en la boca),
el pelo quieto y desordenado, la tela que le cubría los pechos, y el pantalón
gris del marido, descalza, caminando por su parte del conventillo en la mañana
fría y dormida, (y el cielo aburrido), se vaya o se haya ido o se hubiese ido.
y quién podría creer sus mentiras, quién podría saber que todo empieza de nuevo.
(y no da seguir). y ella lo sabe (o lo sabía) o lo hubiese sabido.
la sangre caliente que le corría por la cara, y le llegaba a la cintura.
(después ya fría a los pies y al piso).
esa otra mujer que con su fuerte golpe cayó, y dió otro más, vaciando su cargador
ella puede estallar, ella puede irse, ella puede matar.
o en su defecto atravesar el corazón dejando que la sangre salga
(y fluya tibia) (y fluya fría). por la cara, por el piso, o por los pies.
Pareciera que la cultura
está en los museos
en el medio

            de la chispa y la fábula


hay algunas vidrieras de insomnio
y pareciera que la cultura ronda
en una sala municipal
llena de paredes
y olor a muerte/ en cada ritmo
en éste tiempo que va pasando,
y de un espasmo
a veinte siglos de historia
Todo lo que vaya por fuera
de un cuerpo deseando a otro
es falso
o visión de talismán.


La identidad se murió en un museo
Y ese polvo nos mira
Nos pregunta algo               el retorno/
algo que nunca nadie podrá responder
Ni siquiera la palabra
La más verdadera de los escribas
Y nadie ni nada
podrá detener ese espacio
que cesa en el olvido de los soles/


Sobre la lluvia,
en la memoria del encierro/                     de esa huella
se esconde
el ojo que espía,
sobre el atril
en el que hay debajo un nombre
- de muchas silabas indescifrables -
y medida 30 x 40.

Hasta que un día
de imprevisto
se inmacule
un jadeo de hominización
Y florezca,
entre tanto registro de latín


La forma
que se perdió en el aire.

09 abril 2010

Juicios

Es un lúdico perverso el que nos persigue hoy en esta noche de frío y capuchino espuma / Dictamino que esta es una noche de capuma chino es / yo te lo digo /
te digo que el tonito sobrador va en la alacena y no hay manual /
      que nos lo indique, pero / es perverso mórbido / vos ves
sabés inteligentemente y no / a mi me place mucho estar triste / escuchar canciones más tristes / escribir poemas enojados / abrazar aire fresco
/ cerrar los ojos y recibir con el viento las gotitas del agua / que borbotea en la fuente
            (en la cascada como algunos han dicho)
Hay los momentos fuera de mí / las mentiras o las verdades falseadas /
      / los silencios las palabras pronunciadas fuera de tiempo / de mi tiempo
/ no que el tiempo sea el absoluto / quién quiere sufrir por quien ignora el sufrimiento
 / por quien desprecia mis lágrimas / quién quiere preocuparse por un objeto obsoleto
Quién gusta de mi mano / y nos escapamos cuando el día empieza
ese color del cielo casi-a-punto-y-no de amanecer qué sentido tiene /
no quiero intentar el arte si me lo van a pisotear / she’s leaving home
after living alone for so many years / lágrimas a caer incomprendidas solitarias
/ despreciadas calumniadas lágrimas cayendo ya / solitarias silenciosas
Orgullosas lágrimas nadie quiere verlas / excepto yo que las dejo caer /
            Y así es que necesito gritar y decir repetir /
            hasta que los petulantes comprendan / atisben siquiera
            / tengan un dejo de amabilidad con las posibilidades por fuera de sus ombligos /

que sepan que de este lado hay sólo esta mirada verde / y todo lo que ella conlleve



http://vaciocosmico.blogspot.com/

Sólo se sonreír

Hace quince días que no me baño,
hace ocho días que no como,
hace veinte años que mendigo,
hace cuatro días que no tengo plata en mi poder.
Hace menos de diez minutos te ví,
(y ya me estoy muriendo)




http://www.ilusionelectrica.blogspot.com
http://www.fotolog.com/unhippiedelos60
http://www.escuchaomorite.blogspot.com

Relato sobre el devede

Anoche, si mal no recuerdo, miré una entrevista a un filósofo, que se jactaba de varios pensamientos. Hablaba de poesía, de la psique humana, de economía, de política, de filosofía política y de otras hecatombes más. Pero lo que más me abatió, fueron estas palabras: “el consumidor es forzado a consumir, los bienes se gastan, son obsoletos, y así, el sistema capitalista forma su razón, y se perpetúa: continua en su subibaja”.
La noche se esfumo cuando mis ojos marcaron el comienzo del día. Mis mañanas típicas se rinden en mates, a veces en café con medialunas del bar de la vuelta, un poco de diario (de irrealidades rutinarias), alguna que otra novela o poesía y alguna locura escrita. Como esta. Aunque sólo un mate, y un poco de ruido de lluvia que golpea en la chapa del estacionamiento, me llevaron a recordar, por esas flacas inspiraciones matutinas, en la situación en que había sido participe el día de ayer cuando, por esos percances de la vida, tuve que recurrir a un técnico electrónico para que me repare el DVD porque no le andaba el sonido. También, cuando fui, le pregunté para que me repare el de mi vieja. Le comente que a ese no le andaba muy bien el lente, por lo que me respondió: —Seguro ese no te conviene arreglarlo, por el precio, no es porque no quiera trabajar, sino porque el repuesto es caro. Seguro te termina saliendo más barato uno nuevo.
Alguien se tiró de bomba a la pileta, y me salpicó. En esa situación, en la que mi vista se ocultaba de las gotas de agua, entendí que el precio del repuesto era apenas más barato que la compra de uno nuevo, y ahí, resolví que estaba siendo forzado a consumir, a comprarme el nuevo aparato.
Al otro día, cuando fui a buscar el DVD, el técnico me dijo que este tampoco tenía arreglo, que la placa de sonido se había roto y que en Argentina no la tenían.
—Che, mira que no te lo pude arreglar—me dijo—. La placa ésta, de sonido, se consigue sólo en Europa. Lo único que podés hacer, es el cable del audio, enchufarlo al equipo de música, ¿entendés?
—Ah, pero el equipo de música lo tengo alejado, y además es viejo, no creo que me sirva.
—Entonces nose qué decirte, viejo—me dijo, desahuciado y dejándome sin alternativas.
—No puede ser que pasen estas cosas. Te saca trabajo a vos, y yo, soy forzado a comprar, y nose qué carajo hacer con este aparato, que ahora es basura ¿Te das cuenta? Qué bien armado está el circo.
Terminé por rendirme, y dando un saludo de resignación, al momento de desinflarme.
—Bueno, gracias de todos formas. Hasta luego.
—Hasta luego.
Al llegar a casa, mi cien levantó temperatura. Se lo conté a mi vieja:
—No puede ser que jueguen así con tu cerebro, es terrible, te quieren engañar ofreciéndote uno mejor, uno nuevo, y sin embargo, lo único que estás haciendo es manteniendo este maldito aparato que racionalidad forma. ¡Carajo, mierda! Se pierde todo, dentro de poco ese tipo ¿qué va a arreglar?, nada. Y yo, me voy a llenar de DVD.
Al rato, estaba más tranquilo, tal vez, por haber entendido esta forma de vida y el camino por el que se conduce, riendo en el balcón.






http://asieslavidamundo.blogspot.com/

08 abril 2010

Ana María (Anyúkin)

Porqué será que a pesar del pasar, hoy me acordé de vos, como me acordé ayer, y hace unos días. Pasé por tu casa de la calle Aráoz, miré hacia el balcón, me recuerdo ahí, hace tanto y nada, me acuerdo de tus correcciones de Segundamano y de tus quilombos de clase, y de nuestras agarradas ideológicas y de vos tratando de hacerme entender que yo no era lo que creía que era, (salame pequebú sin la mas puta idea de nada), de aquella cerveza enfrente de los 70 balcones que quisiste pagar y no quise y me acusaste de machista burgués con tanto amor que hasta hoy me suena a cumplido, con ese énfasis porfiado de seguro, ese acento gravemente chileno que te hacía tan atrayente, subido a tus eternas poleras grises que te daban ese aire de austera gravedad.
Hace poco hablaba con alguien de los amores que están aunque no haya proximidad, están no se sabe en qué profundo escondite del alma, y salen cuando quieren o cuando algo los evoca, y salen así, tan ligeros y tan vivos, como saliendo de un sueño, y te dicen buenos días, o buenas noches, y les das un abrazo, ¿cómo han estado?, yo anduve por aquí y por allí.
Nada más que veinte años me siguen a todas partes desde la sorpresa de tu carta qué venía del sur, desde tu sorpresa de verme en tv, y desde tu Jerónimo, nueva que el descontacto me debía, y nada más, y todo más, y nada menos.
Pero la serpiente gira y se muerde la cola, entonces acá estás otra vez, y te estoy contando en el descuento, ahí al lado en el banco de la plaza, sol y aire y espejismo de libertad, un sábado de esos de sonoridades eslavas, ¡qué fuerte presencia la de tu risa burlona de Particulares 30!, todavía siento la profundidad de tu mirada, y tu “¡pero Carlos, no es así!”, y mi silenciosa perplejidad ante tanta certeza.

Porqué será que me aparece esta necesidad de buscarte, estás en un punto de mi concentricidad que se ve lejos pero que está frente a mí, con la intensidad de una música que te evoca y que todavía no nació pero que ya se siente, te voy a encontrar y te voy a cantar una canción adeudada, y otra canción que te describa sin palabras, Anna María, como tu nombre lo indica.
Prometo volver, Karlos E.

Puesta y Vuelta


La muerte crónica del sol
me arroja a profundos abismos
Un reino de fantasmas
Y me veo acusadoramente escrutado
por una cara velada

El peso del infinito me aplasta
sobre la humeda hierba
y me mojo
y me hundo
y me ahogo
Me encuentro envuelto
en un manto de terror
de terrores y horrores
que escapan destelleantes
por mis ojos
por mi boca
que grita desesperada
se retuerce descontrolada
y odia

Mi cuerpo emana convulsiones
Oxigeno Hidrogeno
Dioxido de carbono
Cada molecula gaseosa a mi alrededor
se ve agredida
por mis extremida-des-controladas
El pálido rostro expectante
se deleita con el espectáculo
hasta que se aterra

Hendiduras, grietas, rajas
avanzan
como la lava baja del volcán
Tentáculos carmesí
Los fantasmas se disuelven
Vuelvo a ser irradiado cálidamente
Unos últimos espasmos
despedida de las convulsiones

Nuevamente a salvo
Nuevamente en paz
Nuevamente quieto
Nuevamente tranquilo
Nuevamente vacío
Nuevamente insignificante
Invalido, desvalorado, vago

Sin necesidad de…
Mas
¿Esperar?

06 abril 2010

Voy avisando.-

Con esas gotas
caen-caen-caen
limpian-limpian-limpian

(a vos y a toda la ciudad)

Y pies rojos y plantas verdes y esa dicotomía que fabrica tu entereza.

Y esa dicotomía que te pide una vez más.

(Aunque vos no se lo quieras dar)

Y palabras, palabras que te gustan, y ya no sabes que pensar.
Solo sabes que la amas, lo demás no te importa, ni lo que lleva, nor what she carries.

Sólo sabes que la amas, y te gastó tanto pensar, porque pensar te pone crudo, y cocinarse es caro hoy en día.

Lo que quieras está allí, y la verborragia te encanta

(sólo para decirle CUÁNTO te gusta).-



http://livelikedielike.blogspot.com/

De dípteros

Es un ser desafortunadamente célebre el mosquito ¿Sabes? Culpable odioso de masivos arranques de furia a entradas horas de la noche o de sueños intranquilos, intolerables noches de insomnio y de hartazgo. Ellos saben de fechorías, ladrones a usanza de litros y litros de inservibles aerosoles insecticidas.
También debe ser por los mosquitos que me desesperan y que no dejan de zumbar en mis oídos. Se pavonean a mi alrededor cual espantosos bailarines invisibles en un insoportable compás de semifusas.
Y de pronto, adrede, deliberadísimo pero efecto del impulso y los reflejos, un manotazo que los detiene pero que no los alcanza en un golpe crucial ni los convierte, en un soplo, en infinitos viajeros dormidos en la eternidad.
Si bien se dispersan ante el ataque, vuelven redoblando su bullicio nocturno solo perceptible por mis condenados oídos. Vuelven como un gas, expandiéndose, multiplicándose como sombras en el aire caliente, como retándome a intentarlo una vez más, como exigiéndo una rendición o una nueva y mortificante embestida. Zumban despiadados conscientes de la tortura a la cual me someten y con la cual disfrutan y se pintan los labios y se frotan las manos.
Heme de noche, tan vulnerable víctima de impostergable abuso, lastimando el aire con los brazos en el desesperado intento de castigar a mis agresores y de salvar... Imposible.
Sigo percibiendo como su horrible presencia satura la totalidad de mi habitación porteña, habitación que, de pronto, se vuelve tan ajena, tan de ellos. Me han convertido en el misceláneo, es un espanto, solo y aturdido ahora soy el invasor. Son ellos, esa interminable multitud, ellos en contra de una suculenta soledad de llave con dos giros trabajados desde adentro en la cerradura de la puerta que me aprisiona. Casi los entiendo, casi los adoro en su terrible felicidad de coctel servido en mis venas.
Su impenetrable invisibilidad es un foco de luz. Está encendido. Perturba impasible a mis ojos que piden a gritos un respiro y palpitan furiosos. Lo que me molesta absolutamente de esto es que en su salvaje parasitismo roban los calores volcados en mi sangre, el calor de galletas de hojaldre y vainillas y mate amargo de la merienda...


http://formicario.blogspot.com/

05 abril 2010

Angelo

La tristeza del mundo

Tenés que conseguir plata dijo… encontrar la manera de conseguir plata.
Y todo es sobre eso.
Sobre la plata.
Estoy harta de la plata. No quiero plata. La gente solamente ve eso.
La plata y lo que puede comprar con la plata.
Comprar cosas, belleza, ropa y accesorios para su imagen personal... para su identidad, comprar casas y tierras y se llenan la cabeza de plata y sexo.
Cogen, cogen y ni siquiera saben a quién se están cogiendo, ni les importa.
Ni saber que el otro también siente y siente dolor y el dolor es real y es difícil de llevar.
Y tienen que hacer plata y derrochar orgasmos para sentirse realizados y no tienen tiempo para frenar y ver en los ojos del otro, verse a los ojos y amar.
Sin el amor no hay nada.
Por más plata que tengan, no hay nada si no pueden amar y ser amados.
No quiero plata.
Estoy harta de la plata.
Todos se matan la cabeza y se cogen por el culo ahí afuera, no quiero ir ahí afuera.
No me interesa, no es algo por lo que valga la pena vivir todo esto.
Es muy triste.
Estoy realmente triste.
Nadie puede verse, me da mucha tristeza.
No puedo hacer esto de seguir la corriente como si estuviera bien.
No entiendo a esta raza, a los humanos.
Todos se quejan en algún momento pero nunca hacen nada, solamente resoplan y siguen trabajando y cogiendo… Pero no paran, no paran…si no paran ¿cómo van a poder verse a los ojos si no paran? Y si no se ven a los ojos, cómo se van a poder amar?
Qué? Me dicen que esto es lo que hay? ESTO es lo que hay? Hay lo que ustedes hacen que haya por si no lo sabían…Son ustedes los que hacen esto, son ustedes los que no aman, son ustedes sus propios jueces y verdugos y los que hacen que un papel tenga el valor suficiente como para matar a un hermano por él…Si dejaran de usar plata todo esto se terminaría… Son ustedes, ustedes mismos son el filo de la cuchilla con la que cortan la piel de la madre y la dejan desangrarse… Hasta cuándo van a dejar que sangre? Hasta que muera? Van a dejar que muera? Se les dio un cuerpo en esta Tierra y ESTO es lo mejor que pueden hacer con él?
No. No quiero trabajar para tener plata sabiendo que no hay amor ahí afuera.
De qué me sirve? De qué sirve cualquier cosa si no hay amor?
No me interesa la plata.
Ya nada de esto me importa.
Me rindo, me rindo.
Quise tratar, y fingir que estaba bien pero no.
Me rindo.
Estoy triste y voy a seguir estando triste por los días de los días hasta que el hombre pueda parar y mirar en los ojos del otro y amarse.
Hasta que ese día no llegue no voy a erradicar la tristeza que hay dentro de mí.
Me rindo.

Espejismos entre la máquina de ocasos

Baúl de recuerdos,
cofre de irracionalidad.
Pez que mordió carnada,
ave dispuesta a volar.

Y la llave que se extravió
en un abismo mas grande que el mar.
Podés sonreír, pero sin mirarme a los ojos.
Yo quizás piense siempre
en ese cielo al que no pude llegar.

Espiaste entre las agujas
segundos acercándose al final.
Por qué desesperarse?
si siempre hay una nueva tormenta
que nos viene a buscar.

Solo queda elegir un camino
y correr hasta el inevitable fin.
Correrías el riesgo de encontrar en mí
el vuelo que no esperabas,
equivocarse cuantas veces sea posible hasta morir...

Te alejaste aún mas,
yo observé tu vuelo rápido como semifusa.
Una partitura vacía que no pude interpretar.
Sentirse mejor, sin pretender olvidar.

Sonreí, pero no evites volver.
Me resigné a lo que no pude alcanzar.
Levantaste tu vista,
te atreviste a hablarme.
Así no podré olvidar tu nombre jamás.

No te atrevas a asumir que no lo siento,
si los miles de trazos en la pared fueron ignorados
mientras observaba el cielo para escribir el siguiente.
La máquina de crear ocasos
cerró y su espuma entre nubes dejó.

Si aún la lluvia nos parece amable
podrás vivir en mí.
Buscá tu felicidad,
dale tiempo al tiempo
mientras respiro este viento
donde unas hojas buscan su hogar.

Entonces el ave se cansó de pensar
de elegir siempre mal.
Pero ya no creo sea tan dificil
encontrar el equilibrio
creando un arpegio con el sonido del mar.