28 diciembre 2010

Gestos.-

Gerardo levantó una mano e hizo un gesto que el mozo interpretó: el aduanero quería un café. Sentado a su lado en la confitería La Cofradía, el joven tornero Huidobro no reconoció la “ce” que Gerardo dibujó desde la punta del dedo gordo hasta el fin del índice. Vaya uno a saber qué recóndita combinatoria de experiencias haya obrado para que el tipo no supiera con 24 años que lo que Gerardo solicitaba era un café. No caben dudas de la existencia del gesto, pero en el caso de Huidobro se trataba de una marca, un rayón sin vigencia, mas no una negación. Al rato, el mozo puso un café en la mesa de Gerardo, y Huidobro no necesitó otra lección para comprender. Al día siguiente, se apropió del signo. Lo afirmó y consiguió un café sin abrir la boca.

Desde Huidobro, el gesto prendió como la fiebre porcina. No había quien dijera ni “mu” en La Cofradía, que de tan silenciosa se transformó en el templo predilecto de los monjes tibetanos que circunstancialmente pasaban por la ciudad a resolver cuestiones diplomáticas. Claro que pronto (cuando los clientes se hartaron de consumir sólo café) la “ce” dejó de ser suficiente y hubo que configurar todo un repertorio de muecas y vueltas carnero para copar el variado menú de la confitería. Tan jugada era la pirueta para pedir un tiramisú que a la postre el ídem dejó de salir.

La fama de La Cofradía corrió rápida hacia otras confiterías y comercios, y entre sus dueños comenzaron una sangrienta carrera por hacerse de los servicios de los mejores contorsionistas para escriturar sus propios diccionarios comerciales.

Los locales de ropa la hicieron bastante fácil: para adquirir una camisa, sólo había que ir con una puesta y señalarla. Los novios dejaron de regalar bombachas en San Valentín. Arduo fue para las concesionarias de automóviles: al llegar, los clientes recurrían al cliché del volantazo, y los vendedores comentaron más que nunca que nadie sabía bien lo que quería.

En las casas de servicios fúnebres se solicitaba que se dramatizara con mímicas la muerte del finado, con el propósito de definir el pack de velorio y entierro adecuado. Antonio Juan murió aplastado en San Fermín, entonces algunos de sus familiares se calzaron un disfraz de toro y pasaron por encima al que representaba al fiambre. María se quedó pegada a un consolador eléctrico en la tina. Sus allegados la dejaron pudrirse en la bañera con tal de no representar una muerte tan indigna.

Al cabo de unas semanas, fue notoria la necesidad de crear un código gestual único de compra y venta. Huidobro fue elegido presidente de la comisión de comerciantes a cargo de la faena. La sesión fue memorable.

El joven tornero se sentó en el sillón magno y dio inicio al debate. Ferlín, el representante de los carniceros, primereó la necesidad de ponerle un logos para mudos al caracú. Proponía cerrar la “ce” del café, e hizo el gesto. El mozo de La Cofradía, atento como manda el manual, le llevó un café; la costurera le arrimó un botón; la farmacéutica, un tampón; y así, uno tras otro, los comerciantes apilaron sobre el taburete de Ferlín los productos que respondían al gesto que el grandote de camisón blanco había hecho.

Huidobro, que lo miraba todo desde su sillón altivo, se puso de pie. Todos se quedaron en silencio, y el silencio era lo que el barullo de antaño, por lo que el joven tornero espetó: “¡Ruido!”

Hubo un silencio aún más profundo, o más alto, según el punto de oído. Alguien lo insultó con un gesto, y todos se dieron cuenta de lo penoso que quedaba “andate a la puta que te parió” a las monerías. Sólo así se dejaron de joder, y ahora en La Cofradía, cuando Gerardo quiere un café, se lo grita al mozo.



http://facundogaribside.blogspot.com/

Reflexión VI

 Mirada inquietante, conducta irasciva, Maritza no despegaba los ojos de la pantalla del televisor, llego a pensar en la teletransportación de diferentes realidades como único medio de salvación de su realidad lenta y perpetua en los huecos más oscuros de un suburbio limeño. A que chucha llaman progreso los jefes de gobierno? A unos puntos menos sobre la tasa de desempleo mientras las bolsas del capital extranjero se llenan de la energía juvenil sin sol ni rabia o un examen que pone a tela de juicio la preparación de los maestros? Ninguno creo yo, mientras este aquí es que no hubo algún “progreso”, menos un cambio.
Cuando me retiraré de este mueble obsoleto, viejo y juez de episodios sedentarios, de canchita, cerveza y sexo oral sin discusión. Nuestra energía era infinita, no teníamos miedo, el tiempo tropezaba y nosotros celebrábamos. Mientras esto pasaba, los malvados reían, se tiraban nuestra plata en prostitutas, “expensive” tragos nosotros utilizábamos el método etílico de ron con gaseosa + cenizas de cigarro, porciones inmensas de desperdicio humano, hígados y sangre. Escuchábamos canciones de amor, violencia, todas menos las propias, eran demasiado bulliciosas. Pero la vida en una caja de música nunca es duradera menos segura, se desgasta con el tiempo y el polvo asesino en los rincones. Cambiemos, nunca seremos tan pasados, renovemos nuestros votos mentales. Trabajemos hasta tarde, mientras las fuerzas no se acaben y la paciencia juvenil no llegue al punto de transformación, comprémonos cosas y olvidémonos de los otros, de nosotros, del niño que fuimos del que podemos ser, ahoguemos los ideales en una tina de licor y amor hipócrita, entreguemos el tiempo a la codicia, a la ciudad y a sus barreras. Conservemos un mundo de apatía y tabaco, luego, pongámonos tristes por que poco a poco el tiempo se acorta y la capacidad de nuestro ipod también. Trabajemos, durmamos, y leamos el tele cable mensual, así estamos bien.
Maritza levantó los pies sobre la mesa de centro, tiró su mano derecha hacia atrás y la izquierda buscaba el control remoto… two and a half men estaba por comenzar.



http://hoysoneconunblog.blogspot.com/

26 diciembre 2010

Chicha y limonada.

Eu
eu
relinche el estómago de éste tambor
que va de bomba a su fagocitointestino
e inmole a los dedos meñiques del pie
contra el último yuyo a nacer
que total que total
la despedida puede prolongarse
hasta la tarde ahí cuando todo sabemo
el repique se enciende y retiene hasta a la jauría más polenta
que concierne el empedrado
si, esa que sólo mira de reojo al negro
que con la mirada le acuchilla la séptima menor al negro
y se le mete el candombe en la pollera a clarita
y se pone pelirroja salsa cuando el jacaranda le exige
ponerse a contracanto con éste verano que acaba de llegar
y aunque no tengamo luz lo vamo a gambetear
con la música en el patio yo te digo
ahí donde hay eclipse eclipsando los ojos de quien
no sabe pero siente bailar

y entonces que no venga más
que no
entonce que no venga más
qué para qué queremo la lu´
si el cuerpo se tumba     
       tumba
se  tumba  padre ti tan ton  igual.

24 diciembre 2010

La Tecnología permite una Película

ACTO I

Versos mágicos se abren entre nosotros
Recalca la distancia
Resalta nuestros colores
Yo negro, vos cromática

Yo contundente, vos filosa
Las garras de un minino
La espesura de un pelaje
Yo lobo, vos tigresa (naranja orgánica)


ACTO II

¿Quién hubiera predicho nuestra unión?
Todos, claramente, sin discreción
Indiscreción la nuestra
¿Igualmente ansiabamos lo mismo?
¡Qué sintonía!


ACTO III

Había deambulado actuando esa obra
Esa manga de escenas incongruentes
Fantasías en mi cabeza
Torbellino de colores enfermizos

Yo, director de mi propia tragedia
De tan trágica no era más que comedia
Comedia barata de moneda devaluada

No explicaba el homo_sapiens_sapiens_a
Tu súbita entrada en escena
Vestías una gorrita ladeada
Un cono enguantaba tu mano
Una canchera contorsión de músculos en tu cara


ACTO IV

Subiste al escenario
Cayó el empapelado
Igniciaron los cortinados
Me perdí el caos por culpa de tus ojos
Tus anteojos enmarcando tu belleza

Me abrazaste con mis brazos
Me prestaste tu torso para ese abrazo
Me refrescaste el espíritu polvoriento
Me amigaste con el poltergeist de mi cabezotea


ACTO V

Y te fuiste
El motor de un micro reverberó entre pastizales
Horas de pasto y asfalto pronunciaron versos mágicos
Un leve ajuste de señal, color digital
La tecnología permitiría una película

Yo soy negro
Todos los cromos
de tu luz absorbo
Vos siempre a mi lado

Hasta el hastío proyectaré esta película
Hasta el hastioso final de enero
El final en el principio, qué cíclico
Hasta que te desvistas esas prendas ultra-violetas
y se vaya el son-infra-rojo de tu piel

y yo te vuelva a ver

21 diciembre 2010

# Blóm

Estabamos de un momento a otro en busca de la verdad o de un camino de regreso adonde nunca pudimos estar. Si el sol acariciaba las hojas de los robustos arboles altos o si en ese momento la hermosa brisa del otoño nos sopló al oído su armoniosa melodía no lo recuerdo, el otoño había desaparecido.

Eramos un todo que se resquebrajaba y ardía en mil partes, eramos el instante previo a la explosión y los miles de perdigones nos lastimaban para soltarse. Así, cada momento, al llenar de aire nuestros pulmones, nos volvíamos lágrimas, impotencia y rabia.

En la ventana se veía el sol, una y otra vez, y nosotros rendidos, inertes en el piso esperando encontrar ese camino que nos lleve al olvido lo mirabamos salir y cada nuevo día él se encargó de secarnos, como la flor que ha sido abandonada en el baldío. Para nosotros todo solo fue eso, secarnos o pudrirnos y después nada.
 
 
 
http://pazskocdopolova.blogspot.com/

Tristán

El cáliz de fuego roto,

el inventario completo con mis notas musicales.
Los párpados y las luces,
hundidas.
El calor y el honor.
¡Pero cuánta tristeza!
¿Cuántos años pasaré aquí?
A cargo de la poesía y tal vez, la pintura
Mis flores al azar del velo
amarillo, mis recuerdos póstumos
y los que hago formando ahora,
ya.


http://ombligombligo.blogspot.com/

16 diciembre 2010

Sr. Borges en Bella Vista

http://revistapis.blogspot.com/

Azul

Una pena.
Las ensaladas terminan revolviéndose
tantas veces que uno no se da cuenta
qué tantas vueltas dió la ensalada.
Al tiempo que ¡pum!, ya está.

Reberveran en los momentos del
otrora pasible de no ser más,
segmentos del hoy que duelen
por no ser otra vez ayer.


Sin embargo, hace unos días
y por primera vez,
una luz verde me convenció de su verdor.


Desambiguación (dos puntos),
nació de un cauce impreciso
cuyo navegar me seduce
al triste vicio (dulce néctar, hoy):
besar dos tiempos la misma uva.


A veces sos tan… Azul.



mosquitero.wordpress.com

11 diciembre 2010

HOY HOY HOY HOY HOY HOY HOY
 
 

07 diciembre 2010

¡Cocinate Aldo Rico!

Cuando me enteré de la inauguración de este Centro Gutural pensé que era la mejor oportunidad para ofrecer mi nueva línea de comidas “Cocinate Aldo Rico” con platos de lo mas variados para los paladares más exquisitos!
Muchos prejuiciosos condenan mi vocación gastronómica debido a cierto pasado golpista,
del que me acusan.
A aquellas personas de mentalidad cerrada les pregunto, ¿Acaso un hombre no puede reinventarse?
Sepan que he puesto en estos platos el mismo amor
y la misma convicción que me llevó un día a levantarme en armas para defender a la patria.
Sin mas, les dejo este menú donde podrán conocer toda nuestra variedad gastronómica, que espero les guste tanto como a mí.
Cariños, 
Aldo Rico



Entradas:

  • Queso de pie
  • Cera de oreja
  • Bocaditos de Asbesto
  • Prepucios al vinagre
  • Calamaros a la provenzal
  • Canguritos embolsados

Platos Principales:
·        Tripas de Menem “a la Riojana”
(Vísceras de ex–mandatario acompañada de papitas, chisitos y pizza con champagne)
 ·        Pulpo “a la Pulpa”
(Trozos de tentáculo de animal marino envueltos en pulpa de cítrico)
 ·        Ojo de Buey con pierna de Ases
(Plato no recomendado por la agencia reguladora de apuestas ilegales “Mantené tus rentas al día, porque pagando siempre  vivimos mejor”
Ley 32.664 art. 15)
 ·        Corrida de Toro “a la buena de Dios”
(Preparado vertiginoso de mamífero grande, acompañado de fuerza  y virilidad)
 ·        Pizza, “Pizzeta, Pizzelina”
(Masa de queso con tomate bañada en piscina de Pis y Pus)
 ·        Suprema “a la Marylin Monroe”
(Una milanesa de largas piernas, encantadora y sensual, acompañada de arvejas y pastillas)
 ·        Carnet de Cerdo con papas “Ratzinger”
(dos elementos que se combinan perfectamente)
 ·        “Esparragethis”
(Plato de fideos con salsa de espárragos y crema de leite)

Ensaladas:
·        “Barroca”
(Flores de Bach con repollitos de Bruselas)
 ·        “Clásica”
(Cebolla gelatinada con cana al aire, sazonada al limón con trozos de lechuga y elementos verdes)
 ·        “Romántica”
(Corazón de Morrón y tiritas de Rábano, sobre un piso de hojas escritas con poesía de Lorca)
 ·        “Moderna”
(Papa, Remolacha y Zanahoria, bañadas en jarabe de nutritiva legumbre)
 ·        “Posmoderna”
(Un enorme plato vacío con un perejil en el medio)

Sopas:
  • “Orgánica”
(Fluido aguachento con peces y renacuajos)

  • “Maternal”
(Caldo de líquido amniótico y placenta)

  • “Mexicana”
(Gazpacho hirviendo de variedad de ajíes, extra-picante)

  • Sopa Vikinga “a la Óbelix”
(Jabalí licuado con barbas de galo y cabezas de romano)

  • Sopa “de contenido sorpresivo”
(Dudosa mezcla elaborada con los restos de otras mesas y ceniceros del local)

 Para Beber:
  • Vino Blanco
  • Vino Negro (y saludó a Blanco)
  • Una cereza flotando en perfume en un sombrero de hombre
  • Jugo de alga
  • Exprimido cerebral
  • Agua Mineral Religiosa (Sierra de los Padres)
  • Agua Mineral Atea (Sudor Obrero)
  • Shot de Borsch
  • Jugo Gástrico de Campesino Local

Postres:

  • Ensalada de Frutas Peronista
(Manzana, Banana, Kiwi, Naranja, Melón y Perón)

  • Ensalada de Frutas Radical
(Manzana... y consulte  disponibilidad)

  • Ensalada de Frutas Conservadora 
(Uvas, peras, ciruelas y cerezas - generación del 80’)

  • Ensalada de Frutas Trotskysta
(plato en proceso de elaboración y debate)

  • Ensalada de Frutas Secas
  • Panqueque quemado en la hoguera
  • Bombón “Asesino”
 
 
Esta casa cuenta con Servicio de Messi:
(Que la comida te la sirva Messi)

·        Recargo de 63 mil dólares
·        Reservar con anticipación.

 
 
 
  

Me asusté un poco al escribir esto, por mí y por ti

1.
El demonio me visitó
Se acostó en mi cama y durmió a mi lado
Cuando se levanto poco antes que llegara la luz a nosotros, se despidió con un gesto de agradecimiento

Y dijo:
Yo también estoy solo.


2.
Los niños vieron al demonio y no se asustaron, ellos le ayudaron a levantarse cuando este tropezó y cayó sonriendo.
El demonio se fue al desierto. Desde allá me envía postales y me invita, (como si no tuviese yo, mi, mío personal), dice que cree en mí.

3.
Dios y sólo él sabe, que ambos somos inofensivos, otra cosa es la mente humana y no, nosotros, partículas vaporosas, nubes de lo desconocido.

(Me asusté un poco al escribir esto, por mí, y por ti)

02 diciembre 2010


www.flickr.com/feliziani

Hotel

Este mundo puede resumirse en tan solo una imagen, por mas pretencioso que eso suene.



Es reluciente por fuera, brillante, lleno de atracciones, mujeres, y claro, televisión.

Pero si uno mira de cerca, bien cerca, este sistema se está corrompiendo. Se cae a pedazos la máscara, y las cascaras revelan la podredumbre interior.

Se corroe, se quiebra, se raja la pared que divide y suele contener (nos).



Es como entrar a un hotel 5 estrellas, radiante, con luces blancas que ciegan, limpieza y pulcridad en exceso, que dan vómitos, asco. También hay sonrisas, paredes de cartón, plantas artificiales, exclusivísima gastronomía, nombres compuestos, teléfonos no tanto, y serviciales esclavos con un franco semanal.

En verdad ese hotel con nombre foráneo en territorio nacional, es manejado, regulado, regenteado, por ratas,

De las grandes, inmundas, infectas, desaliñadas.

Ratas que tienen todas las llaves y conocen todos los secretos. Nos observan por nuestras mirillas.

Están allí cuando nos bañamos (desde la rejilla de ventilación), allí cuando nos acostamos y allí a la hora de desayunar.

Ratas urgentes, transpirando, llevando el pulso del lugar, hinchando sus venas, latiendo al compas y haciendo latir.

Es como pasar al cuarto de limpieza, donde todos son como vos, o inclusive peor,

y descubrís para tu agrado, que a ellos también, el mundo se les cae a pedazos.



Es como caminar por cualquier gran avenida, y sentir los tentáculos de las grandes tiendas pulpo, tratando de atraparnos, para luego conocer sus depósitos, sucios, llenos de caos, desorden, mierda. Caos interior para el "orden" exterior.

(Nota mental: que difícil es caminar hoy día por Buenos Aires, cada vez más largos sus tentáculos, cada vez más cerca de la calle debemos caminar. Estamos fritos).





Es tan simple que no lo podemos ver. Si tan solo nos acercáramos, si tan solo diéramos una segunda mirada... quizás, seguramente, podríamos.

Si tan solo nos alejáramos,

Si tan solo nos viéramos desde lejos (muy lejos),

A todos,

A todo.

Como mirar edificios elegantes desde el cielo, y ver todo lo que los demás no ven, sus balcones carcomidos por las lluvias, la inclemencia del agua, las bacterias, los insectos, el moho, la humedad... el maldito paso del tiempo.

Si lo viéramos, maldita incapacidad, sabríamos que el mundo entero se cae pedazos... y estamos, yo diría, acabados.



http://www.unfrioyrotoaleluya.blogspot.com

29 noviembre 2010

A pillow of wnds

... me cabe el cinzano que tu fé rechaza
A.S.O

Injusto es que Sartre sea horrible,
que Foucault sea pelado,
esas son las banales injusticias.
El resto es sólo consecuencia de
todo lo que hacemos mal
como esta sal o estas ganas
cuántas veces decidimos hacer todo mal
y después; que importa el después,
ya lo conocemos: remar en la más-brea
hasta quedarse sin fuerzas y ahí ver
si nos morimos por mero estancamiento
o si al sonreír puedo pedirte
sálvame tantas noches de naufragio
y entonces así abandonar
los sueños morbosos
el miedo constante
la mugre.
Puede que entonces me bañe dos veces por día
sólo por el hecho de sentir desnuda
el agua caer y sin miradas censoras
disfrutar de pensarte
sin pensar en nada más que en el hecho de pensarte
bajo el agua sin riesgo de ahogo
desnuda sin riesgo de pecado
(ilusamente creyendo que sin riego de pecado)
No es injusta esta incesante tortura mental
es lo que elegí al no elegir
y el único sosiego posible
además de tus manos es la aceptación resignada
terrible
de que soy la dueña de mi vida
y que todo está a priori
acá, así, estático,
agazapado Todo esperando mi movimiento
que suele ser taparme con la frazada
y oír lo que tengo para decirme
que es tu nombre en veces reiteradas
que es tu perfil reaprendido, jamás visto así
en pleamar de brea, bajo la Luna
mirándome así, como lejos.
No quiero estar lejos.
Quiero llegar, y si quiero entonces, será que
si me dejás,
llegaré en cualquier momento,
andá poniendo la pava.

24 noviembre 2010

una gota

Atraviesa el espacio

entre el nacimiento y vos
a veces marca un destino
momentáneamente irreversible

confunde el mar
la oscuridad de la tierra
me confunde con el paisaje
ahora quiere hablarme
ahora digo
qué dice

digo que hubo un viaje
dice la luz del día
pregunta en silencio
escarba dentro del tiempo
las uñas del derretimiento escriben
síntomas de brisa

frío de agua
descalza respira
inicia un ciclo en la piel de una herida.

Te veo luego

Me detuve a ver el reloj de pared y noté que ella me observaba de reojo,parada en la cocina preparando algo que olía muy bien.
Puso la mesa con un sólo plato sirvió la comida y luego se paró en puntas de pie delante de mi, contuvo mi rostro con la mano, me besó la mejilla y susurró: 'tu comida favorita''.
Me senté a la mesa mientras mantenía la vista en el periódico, su mano rozó mi espalda y con su dulce voz me avisó que estaría en casa de Fresia por una hora, asentí con la cabeza mientras la cola de su gato rozaba mi pierna una y otra vez, maullando de tanto en tanto, al ver que no me dejaría leer ni comer me puse de pie y compartì con él un poquito de mi comida a lo cual respondió con rapidez,regresé a mi silla cuando de pronto el animal dio un gran salto, luego se contorsionò en el aire y comenzò a chocar contra las paredes, finalmente cayó muerto enfrente de mí con la mirada clavada en mi rostro. Sin entender muy bien lo que estaba pasando me levanté y descargué el plato en el recipiente de residuos, enjuagué los utensilios con agua caliente, destapé una botella de leche, la bebí, luego fui al baño me lavé los dientes y me acosté a dormir.

-----------<>----------

Me despertó un leve ruido,era ella,que había regresado mucho más tarde de lo que me dijo y sin encender la luz se desplazaba por la habitación, noté que estaba algo nerviosa

porque chocaba aunque levemente con los muebles cosa que jamás hacia porque por lo general se deslizaba por el cuarto en penumbras con mucha fluidez, parecía que buscaba algo en las gavetas pero lo hacia con sigilo para no despertarme, luego me percaté de que estaba guardando algunas ropas dentro de una bolsa de tela, luego salió del cuarto con cuidado como lo hizo al entrar.

A la mañana siguiente encontré un mensaje de texto en mi celular, me avisaba que estaría en lo de su prima por unos días, no sé porqué pero tuve la impresión de que algo le había salido mal.

--------<>--------

Era una cálida mañana de otoño cuando mientras leía plácidamente y disfrutaba de un agradable desayuno en la vereda del café, oí el murmullo y la risa alegre de algunas mujeres que se acercaban a la esquina,cuando la vi,acompañada de unas amigas, lucía alegre y a pesar de que no me vio me sentí feliz de volver a verla después de cinco años...Quizá aún la amaba.

19 noviembre 2010

Encuentro Averbal

Cuando estamos así, parece que hubiera un silencio. Pero la verdad es que no queremos parar de hablar y es por eso que estamos así, así recostados sobre el otro. Esa cercanía que se logró después de algún intercambio verbal con treinta centímetros de aire entre nosotros, esa cercanía aún vencida por el contacto de nuestros cuerpos es toda la comunicación que hace falta. Y es mucha comunicación, es la transmisión de secretos que las palabras aún no logran codificar. Por eso algunos ignorantes dirían, sin dejar de apreciar la escena, que estamos en silencio. Pero no, no paramos de hablarnos y decirnos esas lógicas incoherencias que deriven del cariño mágico que compartimos. Un cariño que quién puede explicar sino con burdos "amor-a-primera-vista". Yo sé que no es amor a primera vista, confío en que estés de acuerdo conmigo. No puedo llamarle amor a nada de lo que haya habido cuando oí de vos por primera vez o cuando te vi ahí por primera vez, aunque para cuando te vi ya parecía conocerte. Tampoco podría decir, aunque aquí mi conocimiento se ve interferido por mi voluntad, si lo que compartimos ahora es amor. Al encontrarte, al comenzarte a conocer, al recibirte en mi vida e invadir la tuya, eramos pura incertidumbre e ignorancia. Quizás sin tanta ignorancia ya, pero la incertidumbre se mantiene en igual magnitud. Pareciera que hayamos creado certezas, certidumbres, porque haberlas, las hay, y las tenemos; pero no importa cuanto aumenten en cantidad, la incertidumbre del principio se mantiene intacta, impertérrita. No, no había amor, esa cosa tan fuerte. Habían montones de guijarros en nuestras almas estoy seguro, y a asombrosa velocidad los juntamos y comenzamos a dar forma y transmutar este sentimiento que parece mutuo y cuya mutualidad se ve obligada a sortear el espacio que es tanto entre nosotros. Porque mientras vos estás allá, yo estoy acá, y es el mundo entero entre nosotros. Sí, eso es lo que ocurre, nos encontramos de pie en polos opuestos del mundo y ejercemos esa maravillosa mágia de la naturaleza que es la gravedad entre nosotros. Esa fuerza que se propone llevarme a vos me tiene aplastado contra el planeta. Lo haría estallar para que nada hubiera interpuesto, lo haría estallar y al cuerno con todo lo que hubiera en él. Pero lo pienso bien y entiendo, en él estás vos, y quizás también yo. Te deseo de nuevo entre mis brazos, recostada, aunque sea sobre la humedad del pasto entre la polusión de la puta egoísta ciudad. Te quiero a vos a pesar de la distancia, a pesar del tiempo, a pesar de tu silencio, a pesar de mi estridencia. A pesar de mi cuerpo que se abraza al frío de las baldozas de su casa porque no puede sostenerse en pie si no es para sostener la calidez de tu torzo en brazos. Quiero maldecir y mandar todo al carajo, quiero ser garras y monstruosidad, quiero reconocerme lo que siempre fui hasta antes de conocerte, quiero esas barbaridades mientras no te tengo porque nada más tiene sentido. El cariño y el deseo que siento por vos son un amor tan grande que no caben en mí.

http://rainbows-and-lights.blogspot.com/

Las flores


Que no me cierre, pedias.  Esa fue la última noche en la que se nos vio. Mientras de tu boca surgían esas palabras, en nuestro cuerpo  se posaba el sol del ocaso.
                Mírate ahora, sonriendo mientras alegramos el panorama con todos nuestros colores, mira como con nuestra vida el panorama cambia completamente. Me tienes cansada diciéndome que no me cierre, que el sol, que la luna. Basta, no nos queda demasiado tiempo hasta que el sol caiga sobre nuestros pétalos, disfrutemos de estos últimos momentos, más juntos que nunca.
                Si el sol supo admirar todo lo que generábamos, como puedes preocuparte tanto por él, si él mismo está disfrutando de la imagen que le brindamos. Resulta algo risible, el hecho de que gracias a él podamos vivir, y que gracias a nosotros él puede disfrutar. Cuando él se vaya, nosotros ya nos habremos cerrado, mostrándole a la luna la belleza de nuestro exterior. Pero ella en ningún momento se ofendería por esa imagen, sin lugar a dudas también disfruta inmensamente de lo que pasa por dentro.
                Nuestros pétalos se van cerrando lentamente, acariciándose entre sí, tocando las manos del otro, uniéndonos para que nada exterior a nosotros pueda molestarnos. Formamos alrededor  nuestro un entorno en el cual nada nos puede hacer daño, todo aquí dentro es perfecto, tus pétalos se abren y se cierran agarrándome cada vez más fuerte, tomándome por la espalda, respirando cada vez más agitados.  De un momento a otro, lo único que nos cubre es  nuestra propia piel.
                Cada vez que acerco una parte de tu cuerpo a mi boca, puedo inundar mi ser con ese aroma tan característico tuyo, tan bello. Tanto me gusta, que mi boca trata sin mesura de averiguar si el gusto de tus pétalos es tan bello como el perfume que sale de ellos. Con cada rose de mi boca por tu ser, tu cuerpo se estremece como si el sol lo llenase de vida nuevamente, aunque fuera sea de noche.
                Todas y cada una de nuestras partes están unidas, ninguna fuerza podría separarnos por más de que lo intenten y lo intenten, hemos creado algo que es más poderoso y bello que cualquier dios del Olimpo. Ellos mismos se dan cuenta con cada una de nuestras exhalaciones cada vez más agitadas, empapadas en placer, que nunca podrán separarnos.  Y ahí el deseo que llegar cada vez más dentro del otro, totalmente mojados nos abrimos paso en el otro de forma cada vez más placentera.
                Pareciera que nos dimos cuenta  que el césped debajo de nosotros crece y nos moja quizás  por nuestra propia transpiración, pero realmente no nos importa, en ningún momento podríamos detenernos, el rose que se genera entre nuestros cuerpos es cada vez mayor, cada vez más salvaje.
                De nuevo tu voz, que con cada grito genera  cierta contorsión en  tu espalda. Tengo que moverte con delicadeza,  no me perdonaría jamás que tu cuerpo resulte lastimado entre semejante acto de amor. Tu pelo vuela con el viento mientras tu respiración se agita llegando casi al extremo. Tus pétalos vuelven a abrirse, mirando al sol.
                La primavera ha vuelto, y ahí estas vos, creciendo lentamente a mi lado en el medio del Jardín. Mostrándole al mundo tu inmensa belleza. Un jardín completamente desierto nos rodea, pero vaya que supimos crecer entre las aguas.

La felicidad del Gordo Pirulakis

Estaba contento, el Gordo Pirulakis. Exultante, pleno, creo que nunca lo habíamos visto así. Y no me refiero al ojo negro o al hilito de sangre ya seca y ennegrecida afilándose hacia abajo desde la comisura izquierda de la boca. Ni al aliento entrecortado que no necesariamente tenía que deberse al hecho de que había venido corriendo. Y se le notaba desde lejos la felicidad. Aunque ya un poco deformada por la hinchazón, la sonrisa lo precedía varios metros. Por fin el Gordo Pirulakis había logrado adelantarse a sí mismo.

Antes de saber lo que había pasado ya me había alegrado por él.

No era mi amigo el Gordo Pirulakis, pero estaba de un lado del mundo mucho más afín al que pretendían habitar tipos como Jim Pússeton, eternamente escudado en los anteojitos redondos levemente violáceos, el jardinero de jean o el juego de palabras berreta y siempre despreciativo, dirigido a seres como el Gordo, invariablemente autofestejado por una sonrisa de medio lado. Entre otras cosas, Jim Pússeton se había propuesto ser una estrella de rock and roll de infracabotaje barrial antes de estar en condiciones de hacer ningún rock o de conseguir abotonarse solito el puto jardinero. Y ninguna evidencia empírica de su fracaso constante lo inmutaba en lo más mínimo en el cumplimiento escrupuloso de su papel, frecuentemente premiado con satisfacciones del bajo vientre que andaba proponiendo por ahí enseñar a tocar a todas las groupies que no necesitaban esperar a que Pússeton se acercara a algún tipo de rock and roll menos imaginario. Tenía personalidad Jim Pússeton, solo que una personalidad equivocada. Pero a pesar de su burla, ahora el centro era del Gordo Pirulakis, toda la gloria, todo el protagonismo y el derecho a la alegría eran suyos de manera indiscutible por una vez en la vida.

La historia era muy simple. El tipo había llegado a la sala de ensayo en la que trabajaba el Gordo Pirulakis. Y venía tocado, por lo menos. Solamente alcohol dice el Gordo Pirulakis. Pero la sustancia es lo de menos y en la magnitud de la historia la intoxicación pierde toda relevancia. La cuestión es que el tipo le pidió al Gordo Pirulakis, con voz aguardentosa y algo impaciente, que prepare rápido los equipos y el Gordo empezó. Primero se enredó con uno de los cables de uno de los Marshall gigantescos, después se fue demorando en mil accidentes irrelevantes, haciendo todas las pelotudes que todos sabemos que el Gordo Pirulakis no puede dejar de hacer de ninguna manera, no importa la empresa que emprenda. Y no hay entre nosotros nadie que se lo reclame. Es el Gordo Pirulakis y eso es suficiente para explicarlo todo. Pero el tipo no parecía estar acostumbrado al Gordo Pirulakis y empezaba a ponerse nervioso. Eso no lo ayudó al Gordo, que cada vez más tropezaba, tartamudeaba y que parece que incluso hizo caer el soporte del charleston y casi tira a la mierda uno de los Marshall. Así que el tipo ya no pudo contenerse y empezó por decir algo: "¿Sos boludo, pibe?". Y el Gordo Pirulakis tal vez a esta altura ya haya sido levemente feliz o haya intuido algo de lo que vendría a partir de esa interlocución tan lograda. Pero como haya sido, no conseguía retomar el control pleno de sus movimientos y el tipo se exasperaba más, y lo volvía a putear una vez y otra y otra. Y entonces, seguro que el Gordo dejó ver esa sonrisa en su cara, tan exasperante para cualquiera que no esté al tanto de que es el Gordo Pirulakis y de que esa sonrisa casi infrahumana no esconde ningún recoveco oculto, ninguna burla desde el lodo. Pero el tipo no lo sabía, había tomado demasiado y estaba harto de todo, así que en ese momento le embocó al Gordo Pirulakis la primera piña. Parece que duró un rato. Cuando se cansó de pegarle se sentó en una silla y se puso a esperar. El Gordo se levantó de a poco y fue preparando, ahora sí con toda eficacia, cada uno de los equipos necesarios. Cuando quedó todo listo y el tipo y los que llegaron después quedaron satisfechos y todo empezó, el Gordo aprovechó para salir y correr las siete cuadras hasta lo de la Gallega, para encontrarnos en el único lugar del universo en el que era obvio que se nos podía encontrar a toda hora. Y contó cada detalle de lo que había pasado. Y la burla de Pússeton fue ineficaz frente a la pátina de satisfacción que, junto con la sangre seca, un poco en la aguja que nacía de la boca y otro poco en círculos esparcidos en el frente de la remera, hacía invulnerable al Gordo.

–¿Entendés boludo? Fue Pappo. Me cagó a trompadas Pappo. ¿Entendés? –decía el Gordo Pirulakis con su sonrisa deformada por la hinchazón, y el conjuro de esas palabras tan poca cosa lo hacía absolutamente indestructible en ese fin de día de verano. El Gordo Pirulakis disfrutaba de la más absoluta felicidad que era capaz de componer o interpretar. Y estaba

15 noviembre 2010




1.

Las mujeres usan falda y brassier
Son el reflejo de un mal beso dado por un hombre
Somos alguien al ser miradas por ellas.

Ella no sabe que yo no sé, qué significa ser una mujer
Las mujeres visten y elaboran el hogar de las ideas sutiles
Mientras que los niños jugamos y peleamos los sexos

Yo la vi buscando algo, encontrando tesoros
La sentí en mi falo mientras soñaba con el mar, que cada uno de nosotros conocemos sin haber ido nunca a playa alguna.

Vi sus manos, luz que sana
Temí ser pisado, luna en menguante.
Expresé su capa de agua cristalina
Bebiéndome el líquido fétido del desamor.


Creo que ellas saben hacer el amor
Y dominan mentes y susceptibilidades

Mamá no es mujer. No he sabido dar con la hembra

Está, cerca creo
Próxima, a definirse nula.

¡Qué me perdonen les digo!

No sé que es una mujer.



http://eldesiertoyeloasis.blogspot.com/

En carne viva.

No me arrepiento de mi muerte,
Ni de los pasos absurdos al infierno,
No me arrepiento de haber sido penosamente libre,
Ni del reflejo del alma en cada papel escrito,
No me arrepiento de haberte mirado en carne viva,
Ni de haberte soñado tan libre y penosa como yo.
Lo que hubiera dado por tan solo una sonrisa,
Una palabra de amor o alguna acción mágica.
Lo que hubiera dado por vivir seguro de mi mismo,
De tus confesiones, de mis traumas, de tus artilugios.
Si tan solo hubiera reflexionado por un instante calmo,
Recordar una plegaria al vacío, por si algún dios la oye.
Pero decidí cambiar libertad por unas risas,
Quitar cada una de las penas que me atormentaban,
¡Decidí ser el universo en tu compañía!
¡Y vos decidiste la nada! ¡Mi condena!
¡No te arrepientas de mi muerte!
Espérame junto al cancerbero iluminada,
No te arrepientas de mirarme en carne viva,
¡Solo así! La condena se aplaca.

12 noviembre 2010

A todo aquél que me encontró oruga sobreencima de una guitarra; a todo aquél que me vio los ojos pinulados y bajo un pino, renumerado y contrastivo en la cantá cantá la espera; a todo ser que siendo mujer, hombre, mujer-hombre, hombre-mujer, homosexual, travesti, dios, fantasma, dalí, caníbal, niñez, joven, aerograma, zoo, espectro, mulánima, centauro, me encontró res y novillo en una hoguera de dejen que me enamore del mundo; a toda pantalla digerida en la deshora y que en la distancia de una tecnología apuntaló el lenguaje preciso, el cuerpo-lengua de los ojos, el acto de conciencia sobre el pensamiento alimentado de palabras en su pensamiento que se siente; a toda emoción, cariñoselva, familia, pareja, peatón, comerciante, adorno, sahumerio, escalafón y músicas; les confieso:

cuando me muera, déjenme ser árbol

El cuerpo se profunda en la tierra y allí germina, allí sedimenta, allí colisiona y sigue su naturaleza de no despegarse de un helecho o raíz que luego abordarán las aves:

cuando me muera déjenme ser alimento de donde piso

Seguir el recirculo del tiempo de la sombra -lo desconocido- que no frena ni se adelanta sino que vuelve y se infinitiza, ser semilla o sólo eso; hacerme brote, fotosíntesis con la luz estelar, almacenar esa lluvia que ahora hunde en la carnal esencia de mis venas al silencio. Y ser así cualquier especie, la que designe el humus del infierno, la costra de la herida:

algarrobo
ficus
álamo
sauce
olmo
abeto
olivo
araucaria
ciprés
eucalipto
roble

Me muero. Entonces usted resiste al encierro del almacorpo que son lo que son en la yuxtapuesta, en esa imbricación indisoluble, y me mete en un pozo, cerca de donde vuelen algunos pájaros. Mañana, la sombra que ahora escribo, la fuente que ahora grita, se proyectará desde mis hojas, desde la cima de mis ramajes.

10 noviembre 2010

No, lástima.

Aún y todo;
                 que claramente no es nada
                                                          (y sin embargo extrañás que te haga el amor)
te huiste como quien se arranca a las mariposas
                                                          ahora la llamás a que se te instale en las venas;
pero no podés evitar saber, que has desaparecido con lentitud
y un poquitito más es la muerte;
ahí casi tan cerca de lo que buscás;
pero la muerte

todo es tan claudicado que a la oscuridad se te velan los ojos
y nada

el invierno
               en tus huesos
es una estación permanente

uninfiernomusical.blogspot.com

06 noviembre 2010

El Profe

- Bueno, soy el profesor suplente. Su profesor no pudo venir hoy, estaba enfermo - comienza la clase el diablo.
- Hoy hablaremos de ¨ la odiología ¨ - prosigue.
Los chicos miran extrañados.
- Sí, no me miren así, ¨ la ciencia del odio ¨, pero como siempre, se debe hacer una transposición didáctica, por eso, se los explicaré amenamente , sin tantas lógicas y teorías, sin tanto lenguaje técnico, es decir, para que lo entiendan.
A ver, pónganse a pensar en todo lo que hace daño y les agrada, todo lo que les gustaría hacerle a alguien, desde la simpleza de meter un petardo en la boca de un sapo y divertirte al verlo saltar en pedazos y que su lengua serpentee en el aire, hasta tirarle con una gomera a un pájaro, pero piensen en algo más allá, piensen en seres humanos.
Busquen dentro suyo, todos tienen el mal, el deseo de hacer sufrir a otro, el odio heredado, el miedo irracional que se convierte en asesinato.
¿ No les gusta ver películas de acción, de guerra, de hombres con pistola que se ganan a la joven más bella, disparar a cuánto se mueva, un cowboy, un gángster, un policía de Los Ángeles?
El sufrimiento los alimenta, recuerden eso. Cuanto más hagan sufrir, más vivos y felices se sentirán. El odio es indiscriminado. No hay razón, ni credos, sólo seres humanos odiándose por ideas absurdas que intentan ocultar el verdadero motivo, el mal que poseen a diferencia de esos otros seres de este planeta, movidos por instintos de supervivencia, pero la crueldad humana supera el alimento y el cobijo, allí hay otra cosa, ¡Es el placer! El placer que yo les... bueno, ejem, pero... no nos vayamos del tema.
¿ Qué dicen ahora? ¿Conocían o no conocían esa ciencia, alumnos? Creo que si han escuchado de ella, ¿No? Saben de lo que les hablo, ¡Vamos! ¡Levántense! ¡¿Qué esperan?! ¡ Pueden practicar lo aprendido ahora mismo con sus compañeros! ¡ A jugar! ¡A ver quién sabe más!
Los niños lo miran y luego se miran entre ellos. Los grupitos separados se unen, pero no por agrado, sino para la guerra.
Los niños, las niñas, todos en pelea. Crueles, levantan a uno con lentes, el más débil, entre unos cuantos más atléticos, fanáticos del fútbol, que lo tiran y lo patean insaciablemente. Después empieza la lucha indiscriminada, todos contra todos, motivados por la sangre del primer abatido. Empiezan a tirarse con sillas, a arrancarse los pelos, a estirarse las colitas las niñas e incrustarse las patas de hierro de las mesa los varones, que también luchan con lápices, lapiceras puntiagudas, tijeras, compases y borradores.
El diablo observa sonriendo la escena en sangre.
Escribe sobre el pizarrón el tema del día con pulso relajado y se va satisfecho al ver en silencio el aula.


FIN

eltiempopasamuuuyrapido.blogspot.com

Lo

Lo
otro


lo otro
desaparece lo otro

lo uno

lo desuno

lo de uno




cuando te espejo
cerca
te espera
lejos.

03 noviembre 2010

bukowski dice:


'mi maquina de escribir esta silenciosa como un sepulcro. Y yo me he quedado reducido a observar pajaros'



me pregunto si en momentos asi es donde nos damos cuenta que la vida corre y corre hasta la muerte, como gotas de rocio a la mañana, que resbalan por un vidrio hasta llegar al suelo, pero que aun asi, aquello que nos ha detenido en instantes es lo que vale la pena, simplemente porque nos deja apreciar en el asombro, que también nosotros estamos vivos cuando no corremos sin parar hacia la muerte.

Dios ha muerto (figura paterna)

En una noche de abrumadora soledad, en un rapto intenso de profundidad, me perdí en mis pensamientos y me dije:
"¿Y si acaso ya encontré el nombre de mi vacio?
¿Y si ya tengo la respuesta de todos los demonios que me aquejan?

¿Quien en su sano juicio querría saber su destino?...
(nunca entendí a los seguidores extremistas de los horóscopos)

Tenia la respuesta en mi mente, en la punta de mi lengua, tenía todo allí... y nada.
No hice nada al respecto, no hice nada con todo eso.

Mi padre ha muerto.


Un padre es una vida posible,
una madre, otra...

Para las mujeres, para los hombres.

Eso es...

1+1= 2
1+1= 1


.






"Dios ha muerto"
Friedrich Nietzsche




unfrioyrotoaleluya.blogspot.com

29 octubre 2010

-

¿Cómo se hace a ser poeta en este último atisbo de posmodernidad? ¿Cómo trascender si ya hemos inmortalizado algo de nosotros en ese éter infinito e impreciso que es Internet?
REVOLUCIÓN es la respuesta: pensar un poco más allá, tomar los pedazos y construir el ciego

P  .
A           O
N               C
Ó             I
P     T

agarrar todos los materiales y amalgamarnos en un movimiento cuyo Fin sea el despertarnos del letargo,
(esa bocanada andrógina de humo
sensual vestido de gris rascacielos)


En la primera línea, en un desplazamiento de ataque, estamos dispuestos a dar lucha. Vanguardia.
Estamos en una Nueva Primavera. Las armas que se toman     son biromes
Y la educación debe alimentar a los pueblos cuyo opio es la imagen, exacerbación del paganismo otrora cristiano, hoy empresarial.

Tenemos las manos sangrantes de esperar       los ojos secos y las mentes prestas a crear.

- El lenguaje muta –
- El amor muta –
- El arte muta –

Pero vibra el llamado de todo él para instaurar un nuevo orden.
      En nuestras venas corre sangre setentista
y en esas venas fluían las ideas de antes      y de antes      y de antes.

¿No ven? Converge en el brazo que se levanta firme, es una catarata de rebelión,
       Un manantial de Ideas.
Es hora de la Revolución del Arte.
  • Los poetas al frente de batalla – el campo donde esta se libra es el intelectual; pero como Artistas que se alimentan de lo terrenal las abstracciones no serán lo que valga. La Revolución Cultural será total o no será nada, será POR y PARA el pueblo.


Y los cobardes serán desterrados y marcados a fuego como pseudointelectuales, residuos y ejemplo del banal mundo posmoderno, serán exhibidos y estudiados, recordados, condenados al eterno suplicio de la vergüenza.


Superaremos las barreras virtuales y nos aprovecharemos de ellas;
¡Poetas del mundo, uníos! La batalla será larga y fría, pero triunfaremos al fin, resistiremos, pues no hay mejor trinchera que la infranqueable barricada del Arte.


La Revolución será del Arte o no será Nada.
La Revolución será TOTAL o no será nada.
Será para el pueblo
   O no será.

Cabildo y Congreso

La taza era jugada como se juega un palabra impúdica,
por esa mano segura que te conozco.


Terrible helada en la ciudad de los caminantes.
La quemazón de la palabra estaba entre nosotros...


yo no quise mirarte cundo dijiste hasta luego..


No quise saber si habría una daga
Esperándome en tu boca.


Un lobo en la cartera,


una caricia de fuego.


Un destino que nos suicide de pronto..


Ese dolor inmoral que me abraza,
y que no digo a nadie,
cuando tu me tocas.

Quién habrá sido el atrevido

Estimados señores del Consejo Mundial del Color:

Me dirijo a ustedes a través del presente escrito para comunicarles mi indignación. He estado pensando esto durante largos años, y luego de una serie de conversaciones que sostuve con familiares, amigos e incluso con funcionarios de su Honorable Consejo, he decidido expresar mi descontento oficialmente.

Creo que su organismo, en tanto ente regulador de todo lo que refiere al color y a las convenciones que a partir de ellos se establecen, le debe una explicación al mundo. Digo al mundo porque si bien es cierto que la presente es una manifestación individual que nace de mi persona, también creo que desde su gestión se ha instalado impúnemente una cuestión nefasta que ahora se pasea inmutable dentro de las estructuras significantes del lenguaje, y por extensión por la de cada habitante a lo largo y ancho de las tierras por el hombre transformadas.

Me refiero (y sospecho que son conscientes de tal crimen) a lo que su gente ha hecho con -y a partir de- el color grís: una de las atrocidades mas injustas cometidas como si nada por un órgano mundial de su jerarquía e ingerencia. ¿De qué mente perversa puede nacer la idea de relacionar un color tan bello, tan vivo y con tantas cosas para decir como lo es el gris, con sensaciones y emociones indeseables como la soledad, la tristeza, el desamor o, peor aún, identificarlo con la indefinición, la indecisión o la hibridez en contraste con otros colores en teoría “concretos” (¡por favor!) como el blanco o el negro? Grandes teóricos se han animado, incluso, a condenar al gris a la objetividad. ¡Exijo una explicación, el mundo la merece! Semejante saqueo a la humanidad ha de tener un responsable, y ese sujeto debe ser juzgado por su crímen y condenado por la eternidad, sin duda alguna.

Pienso que es deber de ustedes, miembros del consejo, la de mirarse las caras y hacer autocrítica de su accionar y de sus consecuencias. Han arrebatado a la especie la posibilidad de disfrutar de un cielo cubierto, de gozar un dulce caminar bajo una inminente tormenta; de sonreír un domingo nublado por la tarde, acaso una de las postales más bellas jamás concebida.

Me pregunto: si yo acatara su mandato, ¿cómo hubiese logrado entonces alcanzar la alegría el día de hoy? La lluvia es inminente, el color gris cubre los cielos y se refleja en casas, parques y rostros y sin embargo camino y sonrío sólo como un tonto, ¿soy yo acaso el equivocado?

Un libro a mi lado es de tapa gris y es tremendamente bello, los ojos grises son inigualables en su expresividad, se han creado mundos completamente nuevos e inimaginables con un simple lápiz negro que, ¡oh casualidad, es gris! Tiendo a pensar, de a ratos, que incluso el alma ha de ser de color gris. Pero esa es otra discusión. ¿El loco soy yo? No lo creo, he logrado abrirle los ojos a varios ujetos que de inmediato se lamentaron furiosos y tristes todo el gris maltratado y manoseado.

Poco más que comunicarles, no más que la invitación a reflexionar, si es que tienen algún interés en la humanidad (cosa que dudo de cualquier aparato burocrático), acerca de lo que han hecho con el gris. Sugiriéndo así mismo un cambio de política con respecto al mismo.


Sin más, mis saludos cordiales (y por tanto, no-grises, ya que el gris de cordial no tiene nada, sí de travieso y desalineado).



http://mosquitero.wordpress.com/