29 julio 2009

Otra burda voluntad explicativa que concluye en poca cosa

El arte como una hemorroide: hexasílabos y eneasílabos confundidos entre cubismos y jazz, swing y blues, derramándose abstractamente por el hueco rectal forzándolo todo alrededor, sumamente doloroso y triste, un baño de sangre y lágrimas.
- Lo que acaba de decir es un asco…
El arte es un asco.
- … escatológico.
Nada más escatológico que el arte, señora.
- ¡Pero qué dice!, el arte es algo bello, sublime.
Por supuesto, nada más bello y sublime que el arte.
- (Resoplido) Usted es un estúpido.
(Algarabía) ¡Exacto! ¡Nada más estúpido que el arte, mujer!

5 comentarios:

Mindbleeder dijo...

"Otra burda voluntad explicativa que concluye en poca cosa"


No lo considero poca cosa
En general es difícil explicar cómo entendemos el mundo sólo con palabras, las imágenes resultan ser un buen medio para hacerlo. Acá explicaste un entendimiento del arte que queda perfectamente claro: El arte es una mierda hermosa carente de sentido (resumido tosca y subjetivísimamente)

No es poca cosa

Lena dijo...

Nada más sublime que terminar con el estreñimiento.
O sea: Activia vendría a ser como el MALBA, el Instituto di Tella o el INCAA. O esos cosos que hacen cosas.

Lena dijo...

Uy Dio', ¿Kosma Mercer AUTUMN LEAVES? no me había percatado.

Anónimo dijo...

Primero, repito que es un texto muy bueno. Me parece que el arte es tan sublime y escatológico como el hombre puede serlo. Y es un texto muy actuable, yo haría una especie de corto con una señora con cara de seca de vientre y un chabón copadísimo diciéndole esas cosas.
Pero el arte no carece de sentido, como leo acá en un comentario, me parece que el arte sirve para hacer ver al otro una forma de pensar, quizás incluso para despertar conciencia sobre alguna situación que se pueda llegar a dar, o como lucha política. Esa concepción del arte que no sirve podría ser el típico comentario de la señora paqueta que cree que el que estudia Arte o Letras es un vago, y no es así.

Mileth dijo...

y el arte pueden ser tantas pelotitas de telgopor cuantas quepan en la mente del que me crea