25 agosto 2009

derrumbe

Sí, me tiembla la mano.

Es que hace mucho que vengo pensando
en algo
y pensar mucho
me pone la mano
nerviosa

en la mesa
hay dos tazas
y una está llena
y se enfría

en la mía
el café tiembla
y su olor tiembla
en mi nariz que tiembla

y el café se derrama
en la mesa que se derrama
en mí
que me derramo.

1 comentario:

Angus dijo...

Me gusta tu poema, me parece muy bello.