02 octubre 2009

silencio frío sueño

la perversión sublime y el placer más agudo,
el que estira mis labios y los retuerce,
está en la brusca anulación del deseo,
la detención inesperada, el fracaso.
S. D.
.
.
.
.
no hay nada
hay silencio frío y sueño
cangrejos pisándonos los pies
hay mar y perfumes
hay noche y sirenas

dos hilos de humo acariciando el aire
alcanzándose a la altura de la luna
hay cruces curvas que desaparecen
hay nubes magenta y luz
hay un dios

hay destellos
hay caídos que gritan a lo lejos
gaviotas que los miran desde el cielo
hay cruces en el cielo
son cruces en el cielo

hay espuma y se huele
hay huellas y se sienten
hay caricias invisibles
hay niños inocentes y gritos
oscuridad
pero todo se puede ver

perros que caminan a nuestro alrededor
nos rozan con su pelo sucio
nos empapan de saliva
y se van
a proteger a los caídos
a vernos desde lejos

hay bicicletas que andan solas por la orilla
con barriletes atados a los asientos
un viejo corre detrás
hay un viejo que grita
pero nadie puede escucharlo
hay silencio

hay una cortina
hay un sol que no se asoma
hay frío y estamos nosotros
viendo que el humo sigue corriendo
viendo que el viejo ya no se ve
y que las cruces no desaparecen

hay un viento que se lleva todo
hay un mar que lo absorve
hay nosotros y hay luz
hay silencio:
es el grito que está siempre a punto de ser
pero no hay nada

4 comentarios:

Angus dijo...

Me gusta tu poema. :)

Ale Nu dijo...

"hay bicicletas que andan solas por la orilla
con barriletes atados a los asientos"

eso fue poderoso...

Marine Juliette dijo...

Hay aire. Ay aire!

(N. de A.) dijo...

Absorbe va con B larga, ¡ignorante vulgar!