16 diciembre 2009

Animales muertos

.
Encontrada ahorcada en su propio vestido víctima de la promiscuidad más casual.

Encontrada dormida en un banco de la estación con una lágrima dibujando la gota en su musculosa blanca a la altura de un pezón.

Encontrada caminando por Defensa mientras miraba con ansias casi materiales en sus ojos las piernas de una milonguera.

Encontrada en un inodoro del baño de Plaza Constitución cagando como pocas veces hubo antecedentes en el lugar.

Encontrada deslizando una carta debajo de la puerta de su propia casa.

Encontrada mirando las agujas del reloj de una catedral toda una tarde no pudiendo al fin descifrar la hora.

Encontrada de Retiro a Constitución y de Constitución a Retiro tantas veces como trenes hay en un día sin dormir pero mirando los paisajes muertos por las ventanillas muertas con sus ojos de animal muerto.

Encontrada bajo la sombra del ombú de plaza San Martín cogiendo con el único hombre que la hizo reír hasta doler la panza.

Encontrada bailando sin música y sin zapatos sobre las vías del tren.

Encontrada tomando una cerveza frente a Plaza Francia entre el segundo y tercer escalón de la facultad sin decidirse en cual debería sentarse de forma tal que su presencia no se convierta en una molestia.

Encontrada chupándose los dedos.

Encontrada en la cárcel leyendo Miller.

Encontrada bailando montada en la música de un salón pero desapareciendo cuando apenas un segundo de oscuridad sin entender su público nostálgico por dónde y decidiendo los presentes en común acuerdo que la conclusión única posible era una fuga armoniosa repartida por los oídos de todos.

Encontrada ríendo sola debajo de una campana que ni a golpes de martillo fue capaz de sonar.

Encontrada susurrándole ideas al oído a un loco.

Encontrada bañada en sangre de las venas cortadas en la casa de un hombre.

Encontrada abrazada a una estatua que ya no se recuerda y encontrada todas las mañanas durante todas las horas del sol durmiendo a los pies de piedra, recordados por siempre sus ojos cerrados como nueces llenas de agua.

3 comentarios:

mrcos dijo...

!

Agu dijo...

Pero, especialmente, encontrada susurrándole ideas al oído a un loco, después de, descalza en vias del tren, haber girado media hora sobre su propio eje.

Mileth dijo...

que al menos a mi me encuentren