18 octubre 2010

Yo creo que la literatura (también pasa con otras formas de expresión, pero es mas notable con la literatura) fracasa desde el momento que se convierte en una competencia, en una carrera para ver quien lee al autor mas raro, para jactarse de haber CONSUMIDO un número grande de libros (mejor si superan las 380 páginas y están amarillentos). Y al tratarse de una carrera no hay tiempo para detenerse y analizar lo que se esta haciendo, mirá si en el tiempo que perdés vacilando alguien te alcanza o supera tu marca, mirá si alguien más se entera que existe ese escritor ruso de nombre tan raro que, exceptuando vos mismo, nadie mas conoce. Por esa razon hay que devorar libros y nunca digerir, antes de incorporar del todo la idea del que terminaste hay que empezar con otro, dentro de lo posible menos conocido. Esta clase de personas, tan ofuscada en su mundo de títulos y autores, suele dejar de lado o rechazar otros tipos de conocimiento humano por considerar que no es lo suficientemente culto.Y muchas veces este tipo de conocimiento resulta más puro y verdadero que el que viene ligado a los libros, o sea conocimiento práctico y no teórico. Esto se ve mucho en la gente que vive en ambientes naturales, la cual se vale de lo que ofrece el medio y no está inmersa en las contradicciones y comodidades de las zonas urbanizadas.
Por otro lado existen algunas características que terminan siendo requisitos, reglamentaciones del ambiente artístico sin las cuales no sos del palo o no vivís acorde a lo que decís. El hecho de que en el 80 por ciento de los eventos culturales se empiece a oler porro a la media hora es un ejemplo. Parecería ser que hoy en día la frase se simplificó y EL OPIO ES EL OPIO DE LOS PUEBLOS. Que vas a poder cambiar si se juega con las reglas de los de arriba y te mantienen dormido, sin poder hilar mas de dos pensamientos distintos en 5 minutos. Te apaciguan dejandote usar barbita y fumar cuanto quieras, con eso ya sos lo suficientemente distinto y podes dormir tranquilo, sin embargo cuando se le acabe la nafta al coche te ves obligado a ir a la Shell y cargar medio tanque.

11 comentarios:

Ma Lena dijo...

Es así, es así, el final lo dice clarito. Concuerdo con todo lo que dijiste y jamás hubiera podido expresarlo de una manera más clara y directa.
Hay muchos que conciben el arte de manera enciclopedista, el arte la filosofía la política la música. Y siempre me pareció tan tonto. Y lo acabás de explicar muy bien, todo lo que eso conlleva, esa actitud de rebeldía simplificada.

Genio, Peckaitis.

-Pato- dijo...

Me encantó leer este post!

Estoy hasta las amígdalas de las condiciones que hay que tener para pertenecer (todavía ni sé a dónde), qué hartazgo!

Yo nada mas quiero escribir, si lo hago bien, mejor, pero si lo hago mal, qué importa, quién dice que está mal o es poco o no alcanza. Lo que me enriquece es poder compartir con otra gente algo que me apasiona. Yo escribo, vos escribís, a ver? nos leemos?
Como cuando éramos chicos.
Es un juego.
Del que se sale mas rico.
No nos volvamos tan serios, y solemnes por favor!
Para ser tenido en cuenta, para ser escuchado, parece que tenés que haberte leído toda la biblioteca nacional, haberte fumado a todos los escritores (y si tienen muchas letras raras juntas como vos decís es mejor, eso te da chapa), pareciera que se tiene poco en cuenta la vida, la experiencia, los años, el tránsito, la reflexión, la contemplación, no sé...
Es muy importante leer, nadie lo pone en tela de juicio, pero para escribir se necesita mas que ser un buen lector, se necesita tener abierta la cabeza, los pies pisando al tierra o el cielo, o el fuego.
El talento no se aprende, se lleva dentro, a lo sumo se puede alimentar, pero es algo que nace con uno y se tiene o no se tiene.

Chicos de Evohé, es un placer escucharlos cada vez en el Club de Poetas, allí tratamos por todos nuestros medios abrir el espacio para todos, no importa del palo que venga, en la pista se ven los pingos y ustedes tienen un estilo propio que particularmente me gusta.
Me quedé con bronda porque la última vez se me pasó y no pude comprar la revista, pero la próxima no se me pasa por alto eso.

Soy Pato, del C.A.P
Un abrazo.

Un abrazo y hasta la vista!

Christian. dijo...

Si, de verdad, muy interesante (es más, quien soy yo para empezar con un si que confirma que lo que pusiste es correcto? Como si lo necesitaras) Es muy cierto lo que decís. Me da la sensación que los "cupos" para pertenecer a este "mundo" son limitados y se necesitan ciertos requisitos. Si mal no creo, con la mayoría de las cosas sucede lo mismo. Nos enseñan que hay que ocupar un lugarcito o ganárselo como sea. O quizás no es más que el ego de los primeros ocupantes, quienes no quieren -reitero por cuestiones de ego- verse alcanzados por el resto -de nuevo- en este nuevo "lugar", en el que se sienten únicos. Pero también -a mi pensar/creer- es cierto -como dice el segundo comentario "Lo que me enriquece es poder compartir con otra gente algo que me apasiona. Yo escribo, vos escribís, a ver? nos leemos?" y como vos decís en una parte que hablás de los escritores de nombres raros "es una carrera para ver quien lee al autor mas raro" es donde aparecemos nosotros, en forma de escritores que nadie conoce. A lo que voy -en cierta forma- es a la defensa de los "ocupantes privilegiados", quienes leyeron a estos lectores desconocidos -en definitiva- vayamos a leerlos -leámonos- y tomemos este ejemplo de ellos. Olvidemos sus errores humanos -jactarse de lo que hicimos- y sigamos leyendo, escribiendo y borrando, eso somos nosotros. Nunca me importó demasiado la posición, siempre traté de hacer lo que sentí y no fijarme que hacían/decían los "posicionados". No voy a hacerlo ahora, de más grande.
Y con respecto a lo que leí de cafés literarios, donde puedo tener información sobre esto? Persiguiendo links, ví, sobre una reunión en Temperley -ciudad próxima a mí- pero ya pasada. Hay grupos en facebook o algún lugar de donde pueda sacar información para prenderme? Les estaría agradecido. Prometo volver -siempre vuelvo, pero no suelo comentar- un saludo.

Patricia Angulo dijo...

Cristian
Yo por suerte volví :)

Te recomiendo este blog y si te interesa y te queda cerca Bernal, ponete en contacto.
Yo soy una de las organizadoras de estos eventos y están salidno muy buenos.
Te dejo el link del blog, allá tendrás mas información

www.clubatleticodepoetas.blogspot.com

Ponete en contacto con nuestro mail, así te invitamos al proximo encuentro.

Un saludo gente!

Anónimo dijo...

esnobismo, como le dicen

Lena dijo...

Yo ya había dejado este comentario pero se ve que no se publicó.
Bien, había dicho que es algo más que esnobismo, es lo que yo llamo academicismo; es decir, aquellos que creen firmemente en las reglas impuestas, que tienen un análisis corto y son enciclopedistas. Sólo confían en los planes de estudios y en todo lo que sus profesores les digan. Carecen de ideas propias.


Y Christian, el 13 de noviembre ¡Evohé! hace un café literario. Los detalles están publicados en "¡Evohé! informa". También tenemos facebook, el link está acá en la columna de la derecha. De todos modos te recomiendo que vayas al Club Atlético de Poetas también, es una reunión bellísima.

Christian. dijo...

Volví. Agradezco sus respuestas. Voy a guardar los links y mails, para mandarme de lleno, con el facebook y por su pollo, a seguirlos por blogger. Gracias de nuevo, saludos otra vez :^)

Nicolás Heller dijo...

Hola, quisiera sumarme al debate.
No se por qué habría que hacer una diferencia entre vivir y leer. Leyendo se conoce y asimila la experiencia de vida de otras personas. Está bien que no es lo único que hay, pero es totalmente fundamental si uno desea escribir bien.
¿Y para qué escribir bien?
Para que otras personas al leerte disfruten más.
A mi también siempre me molestó el snobismo y la intelectualidad, pero creo que la mediocridad es mucho peor. Creo que existe una característica de la posmodernidad, y es miedo a volver a caer en las fuertes estructuras.
Una flexibilidad y relatividad: todos pueden hacer todo, no existe el bien y el mal, etc
¿En qué se vincula esto con el arte?
En que muchos corren a publicar libros, montar obras de teatro, hacer música, sin conocer minimamente algo de lo que ya se hizo en ese arte.
¿Y para qué sirve conocer lo que ya se hizo?
Para saber donde estás parado, para poder crear algo nuevo, para ser original, para hacer arte.
¿Y para qué sirve hacer arte?
Para ganar dinero, obvio.

Porque como dice Kranckovsky Stlejeinmetcher, un autor de la estepa rusa, cuyos libros solo fueron traducidos al latín:

"Fumate un porro y escribite un poema".

Lucas Kosma dijo...

Para qué leer poesía?: porque te gusta la poesía.
Para qué escribir?: porque te gusta la poesía.
Para qué fumar?: porque te gusta la poesía y fumar.
Para qué leer escritores desconocidos?: porque ya leíste a los conocidos, o porque tenés un libro desconocido, o porque lo conseguis barato, porque te llegó el dato de que el tipo la mueve, o porque te pintó, mal le pese a los "antiacademicistas" y "antisnobs".
No tenés tiempo de leerlos?: no los leas, o no duermas, o devorá devorá devorá!
El conocimiento práctico es más puro y verdadero (!)?: la poesía es conocimiento práctico.

Ma Lena dijo...

Concuerdo, Lucas, pero el temita es cuando a vos te viene un tipo a querer sobrar desde un lugar en el cual se piensa que te puede decir lo que ES y lo que NO ES. La crítica va a eso, no a los que hacen las cosas porque les pinta. Porque como bien dice el texto, se fracasa cuando la cosa se convierte en una competencia de conocimientos. Y el que la va tranquilo, por meras ganas de ser feliz, no te quiere "boludear" con un fajo de nombres o conocimientos.
Creo que Peckaitis se refiere a eso, a que hay un grupo de personas que establecen una manera de pertenecer a cierta "elite", una elite ficticia, vacía. He ahí la cuestión, no en lo que cada uno hace si no en los que te quieren imponer qué hacer.

Mauricio dijo...

Seria bueno aclarar que esto no es un signo de la institución académica.... es mas bien una tendencia en la concepción del arte y la cultura.... en la universidad hay dos grandes clases de estudiantes de literatura: Los que leen un libro con la intención de abrir la mente y romper una forma de estética para explorar otras.... y los que leen libros para agrandar el glosario de nombres propios y de títulos que respaldan su pedantería.... hay de los dos..... deberían ser gremios en las carreras para que todo quede mas claro...