02 julio 2011

Durazno



Este alero de tiempo despierta temprano
despierta bajo cero
cortando cables que de tan viejos sobran
en la ciudad que olvida que reniega sus orillas
en incontables extensiones de tierras multiformes
y las consignas debemos respetar
cercenando o cercando la lengua
a la simplona temática proferida.
Ensayo tema: la punta del Obelisco. La agricultura inca
el ferrocarril Tupac Amaru Adam Smith
como si el Sol hubiese brillado para todos igual
que todo eso ha de estar pasando en este exacto momento
aunque, ¡cuidado! el momento nunca es ahora porque
ahora es justo después de que hayas entendido que
ya
se te escapa la tortuga. Aunque, de veras, a todos
se nos pasan los fideos o se nos hirve lagua pal mate.
Mejor suerte la próxima, cuando debas bajar en Lomas y al mirar
Escalada y correr; todo por estar leyendo Atila contra los iconoclastas.

Todos somos iguales bajo la sombra del alero
estamos desnudos de brillo 
degustando, esperando,
curioseando. La puntita nomás. Detrás de la puerta ventanal
el mundo es otro, se nos ha vedado se nos ha velado el rollo
han mordido la manzana y si, el calor del edén es la quemazón
en la planta de las patas
un verano en la playa, llevando las reposeras sin posibilidad
de sacarse las chancletas
pero esto es el Invierno, mi amor,
estamos de paso, nos morimos nos quebramos en miles de pedacitos
por la mañana huimos de la escarcha oímos melodías barrocas
nos resguardamos en los aleros de las casas, de las calles,
generosos comercios generoso suelo pampeano
que bajo tu alero
nos bancamos la pelusa.

2 comentarios:

C C RIDER dijo...

prodigio indescifrable porque todo es amor incluso cuando nos hierve el agua, la sangre, y cuando abrimos el grifo siempre hay abajo una cuchara y todos somos iguales

Mauricio Marquez dijo...

No creo que todos seamos amor, creo que estamos plagados por la diferencia, la marca del amor es la primera marca de un sentido dictatorial. Voto por una literatura llena de malas intenciones, que agarre al lenguaje por el cuello, que deje de esconderse en el libro: megusta el marco de una revista literaria, solamente nos falta un proyecto, hacer nuestro objeto nuevo, tratar de buscar entre tanta libertad el minimo de la represion, el lugar donde la institucion se fue a construir su casa de naipes. cuando demos con ella, vamos a poder soplar con el aliento de una nueva empresa literaria. Los enemigos sobran, falta articular ingredientes. materiales.