12 agosto 2009

Erizos

encandilada por
faroles en la noche
que no es más que
el Sol
Horderlin y Diotima
esfuerzo insensato impedirte reír
lo que sabemos del frío
es lo que sabemos de la muerte
creo que te esperé desde siempre y
el amor puede abrir
burbujas en el aire
dejarán de existir
antes de tocar el piso;
y es que hay manos de marfil
just playing a piano
son mis canciones favoritas
ni siquiera intenté
pero es menéster sumar
hasta me resistí
(de cualquier manera soy débil)
que no es más que
la Luna
eclipsándolo todo.

http://le-targo.blogspot.com

4 comentarios:

Román dijo...

¡Como escriben sobre la Luna! Lejana; muy, pero muy cercana...
(Venganza):
(Y desde ahora (o desde siempre), te pertenece (o perteneció) esta sonrisa que me arrancaste cuando gritaste, mirando el cielo, imaginando quien sabe qué palabras (sólo palabras), desde quién sabe donde (yo lo sé); y ahora nos hallo abrazados, mirando algún eclipse en el cielo; e imagínonos ahora y después, a nosotros, actuando algún eclipse en el suelo).
(Si pienso en vos, Sol y en la Luna, me da vértigo; y el vértigo, adrenalina; y la adrenalina, deseo de volar; y el deseo de volar, ganas de besarte hasta dejarnos sin respiración (o hasta morirme en tu pecho))

Angus dijo...

Hermoso poema, me voy a dar una vuelta por tu blog. :)

Lena dijo...

que no es más que el Sol, no es más. No es menos. Más que el Sol. La Luna eclipsándolo todo.
¿Vos sos conciente de que lo que escribiste es precioso?

Ale Nu dijo...

"Hermana de tempestuosa tristeza, mira! Una barca angustiada naufraga, bajo las estrellas, el rostro callado de la noche."

Yo sé que las teclas del piano están hechas de marfil de luna, de Caronte, luna plutoniana, donde el sonido gotea, por dedos o martillos.

A Ale le gusta eso.