19 octubre 2009

Humedad

parece que llovió a cántaros
y tu boca es un tobogán de placeres mundanos
y no tanto
me gusta imaginarla
sólo mía
como si todo estuviera intacto
y sin embargo yo
condensando deseos
de domingos o feriados o
de cualquier día hábil consumible
a la luz de una vela
que rara vez recordábamos apagar.




http://le-targo.blogspot.com

1 comentario:

Lena dijo...

Lo que más me gustó de la señorita Acosta hasta el momento. Y eso que tiene con que autocompetir, eh.
Bello, muy bello.