18 octubre 2009

Madrigal y Escena de Amor

Y no voy a soportar desaparecer. Soy tan fuerte. Es sólo amor: la tierra bajo sus pies. El centro del silencio. El sexo de los santos. El amor de los suicidas.

Me desperté junto a ella. Se levantó, y sus ojeras eran tan profundas…

“Tenemos que pensar adónde vamos a ir”.

No podría esconderme de mí mismo.

La esencia, la esencia del dolor del mundo, del universo frío, del dolor de Dios. Allí estoy siempre, amor. Destrozado amor. Con furia.

Jamás me habían clavado ojos como alfileres, dulce hermana que nunca tuve, alejada para siempre. No me iré con vos.

Me sonríe desde el baño mientras hace pis, y no es mórbida, conoce la tibieza de la mañana. Está adorando cada rayo de sol mientras termino de hacerme una idea de qué es el viento. Somos ese cuchillo de claridades, los dos. Dañinos y enamorados, un soplo de sentido para un sufrimiento sólo palpado por las manos de ángeles insignificantes.

Y esto les parece romántico, nunca lo ven cuando estás jodido, creen que solamente sos libre y que no comés. El dolor más profundo y el miedo más aterrador son hermosos cuando están en una canción, una película. Ellos no nos salvarán, amor, no pueden hacerlo.

“Llorá sin gemir.”

Es que el silencio es demasiado sobrecogedor. He tenido visiones del tiempo, el metal, y las palabras que calla una boca de oro. La vida, desde la nada, acelera, y querré pisar los vidrios rotos. Me abrazo, acurrucado en posición fetal. Soy tan fuerte… por qué no desaparezco de una vez? Por qué no se acaba la eternidad?

Ha preparado el café y ya no está desnuda. Está bien, está rico y su amor existe. Va quedando poco que decir, ya nos vamos. La mañana en la ciudad es verdaderamente bella si no tenés adónde llegar y te queda un cigarrillo. Ah, ella verá los aerosoles, las musas y las flores. La sangre, al fin. Y yo, mientras la veo irse y me quedo, fumando, esperando el colectivo… soy un tango nunca escrito.




http://paranoiaperfecta.blogspot.com (escritos)
http://myspace.com/alenu (música)

1 comentario:

Lena dijo...

Como dijo el amigo Confesiónpor... : el tango siempre te tira la posta.
Que cosa triste me parece anhelar el fin de la eternidad cuando es tan próximo e inevitable.

Y mis elogios al texto.