23 octubre 2009

La lejana

Y en Cortázar te expreso y te busco,

en aquella quietud que precede al alba,

o a la tormenta,

mientras el hielo se derrite y me agua el whisky,

mientras te respiro y me disolvés el alma.

Lejana, siempre lejana,

con esa localidad que dan las cosas quietas,

con ese perturbar que dan las cosas quietas,

con esa distancia que das vos,

cuando estás quieta...

y me mirás,y tus ojos me atraviesan

y me parten,

y tus manos no me tocan y me sangran,

de marfil el cuchillo de tu sonrisa,

de ébano la cortina de tus ojos.

Frágil cuando dormís,

frágil mientras dormís,

me atrevo a amar.

3 comentarios:

Evohé dijo...

Es INCREÍBLE, increíble.

Evohé dijo...

la firma de arriba es de ALGÚN miembro de la revista no especificado.

freddie dijo...

Muy sentido, mi señor. Me intriga saber a dónde iba esa noche en que huyó dejando su zapatito de cristal. ¡Cuánta locura!