21 octubre 2009

Una y una y una vez más.
La última. Basta ya de contar.

Noche y día el mismo panorama, luna y sol. Y hace frío, y hay agua. Escalofriantes fantasmas codean tumultuoso devenir. La frazada ya no abriga, agujeros que traspasan. Y la suciedad se hace amiga, aunque a veces duele. Duele. Duele el dolor del alejamiento. La enajenación. Un hola en soledad, jamás depara respuesta. Y lo nuevo es lujo, no se le conoce el aroma. La comida (nunca en demasía) da más hambre. Ni agua caliente para el mate. Y lo nuevo es lujo, cuando acostumbrado al mismo panorama Don Felipe se recuesta a dormir entre cartones y más cartones en Colombia al 1500. Plazoleta del olvido.

2 comentarios:

Lena dijo...

Apareció Freyja después de casi un siglo para deleitarme con su texto.

Mindbleeder dijo...

Ay-ah
Muy bueno
Inesperado el final



Ahora se me ocurre que...
... Don Felipe ...
No quiero creer que así terminó el amigo de Mafalda
:C