05 noviembre 2009

apurate, que el tiempo es oro y el amor es dolor

La mira fijo. Siente como su última gota de sudor recorre la cara. El calor es sofocante. Se da cuenta que ella ya no le da ningún tipo de importancia a todo lo que él le da, no se necesita ser muy despierto para darse cuenta que esa mujer, tendida sobre la cama, no quiere que esto salga de las cuatro paredes del cuarto. La mirada se vuelve vacía, sin ganas de estar en ese lugar. El sabor a húmedo se torna completamente insoportable, y otra vez suena la ciudad de fondo. Por horas imaginaron que estaban volando, pero acabaron en un aterrizaje forzoso. La vida vuelve a ser gris, el amor empieza a desvanecerse. Ella reprocha cosas del pasado mientras él cruza la puerta de entrada jurando no volver. Siempre que él se va, ella llora. Piensa que él no merece su amor. Está clarísimo que detesta su casa, su perfume, su cara, su vida... y cree que nunca más va a verlo, que lo odia, lo detesta, el mero hecho de que él esté ahí la irrita. A todo esto, suena el telefono. Es el, diciéndole que la ama, que no puede vivir sin ella y demás estupideces.
Sigue el teatro marital, ella se cansa... pero va a seguir actuando.


http://www.fotolog.com/unhippiedelos60

4 comentarios:

The Walrus dijo...

Apurate, que el tiempo es oro y el amor es dolor :D

me comí esa partecita, jajajaj

Lena dijo...

One sunny day the world was waiting for a lover
She came along to turn on everyone
Sexy Sadie the greatest of them all
Sexy Sadie how did you know
The world was waiting just for you.

Apenas terminé de leer el texto (que me encantó, suscitandome unas imágenes de un pasado poco digno de recordar, esos momentos de la vida que preferís enterrar en una fosa séptica) me acordé de ese tema. No se si viene al caso, pero no importa.

Cada vez escribís mejor y mejor y mejooooor.

Agustina dijo...

chabón, ese final es INCORRUPTIBLE. qué masa

Freddie dijo...

Perfecto. No creo que pueda adjetivarse de otra manera.