08 diciembre 2009

Nosotros las gotas

.
.
Quienes hacemos de lo efímero algo eterno
no nos avergonzamos del café en plena calle
con tormenta de por medio

que en eso llegue Martín jamás me verás triste empuñando
su taza vacía y una sonrisa de muecas doble ce
botas y pantalones cortos

(por supuesto se conoce de la prescindencia de paraguas)
que las gotas de lluvia son más dulces que el azúcar
y una sorpresa cuando Alejandra se hace ver

Alejandra pies descalzos dulzura agria en los talones
arena mojada en las pantorrillas Alejandra
movimiento circular de pestañas

que toma asiento y de la cartera asoma una taza
Alejandra su mirada planea sobre la mesa
la garúa empapa sus palabras y el café

mientras vemos el cielo tomar forma, las nubes
que escapan del centro, vemos el rayo de sol buscando
los ojos, todavía la lluvia, todavía el café.

Se habla sobre la particularidad de cierto tipo de gotas
que al estallar contra el vidrio lo hacen a uno llorar
y al hablar Martín sonríe, la gracia brota de su sonrisa

tanto más grande cuando viene Milena, mirenlá
moviendo las manos allá nomás, miren a Milena
una montaña de saludos y aplausos Milena

taza con una eme y conejitos dibujados, avanza cantando
- buenas tardes amigos es para mí un placer
pronosticar un hermoso anochecer

- que en un rato caen Pablo y Damián
- que hoy debe ser y es fiesta y luna llena
- que con el café nos quedamos cortos pero Pablo y Damián

aparecen sacos mojados zapatos llenos de barro
son Pablo y Damián petacas algarabardientes calor general
son pulgas del sol justo antes de la noche

cuando el frío hace sus primeros acoples en la piel, la noche
el placer de apretarse en los asientos, codos contra costillas
el dolor que siempre es placer, nuestro vivir el placer

el último segundo antes de la noche, el placer

el primer segundo de la noche, el placer

el primer segundo del primer segundo de la noche

el último segundo antes de estar solo, el placer más grande

el último abrazo antes del último abrazo, el placer.

1 comentario:

Martincho dijo...

Me gusto...
Momentos de ocio hubiera dicho nuestro don Mario, a travez de Martín Santomé...
Me gusta porque expresa en "camara lenta" un momento tan largo, que se explica en instantes.
Un abrazo...