10 junio 2009

La razon de ser del humano: El sufrimiento

El humano es un animal con un aditivo. Insistimos en retirarnos de la categoria "animal" porque nosostros somos capaces de razonar, conectar lógicamente. En la evolución, el animal que luego deviniera en humano cometió un error.
Todo aquel que pretenda desarrollar sus conocimientos, ampliando consecuentemente su capacidad de razonar, llegará repetidas veces a la conclusión de que nada es cierto, todo puede ser puesto en duda, no hay nada más allá. La única forma de darle fin a esa investigación infinita es dar por sentada la existencia de algo superior, de algo más allá.
Pero si pudieramos ir más allá, dejaría de serlo y pasaría a ser un intermitente "allá", turnado con un "acá" cada vez que accedemos a él. Nuestra sed de saber nos lleva constantemente a un incierto que, como bestias razonantes que somos, nos angustia.
Sentar la existencia de "Dios" nos lleva a preguntarnos las razones de ser de Dios (¿Por qué hace esto o aquello? ¿Por qué acá y no allá?). Negar su existencia supone enfrentarnos a la incertidumbre en carne y hueso.
Nosotros convivimos con fenomenos, como todo ser vivo, y nos preguntamos por qué se presentan de tal forma. Muchas civilizaciones determinaron que algo que no nos corresponde conocer controla esos fenomenos (me refiero a los dioses aztecas o los griegos o el dios de medio oriente, el que envió a jesus) y, por muchas normas que se impongan a sí mismos, estan comportandose como animales respondiendo a una necesidad, nuestra necesidad de responder porque sí
Si no respondemos "porque sí" tenemos que investigar el por qué. Y no existe tal por qué. Vivimos en medio de una ramificación infinita incontrolable de consecuencias. Somos resultado de lo que fue y daremos algún resultado ajeno a nuestra voluntad. Ja, nuestra voluntad en sí es resultado de los hechos previos. Aprendemos porque alguien nos enseña, alguien nos enseña porque algo que le ocurrio lo forzo a enseñar, eso ocurrio porque alguien tropezo con algo que... ¿Sigo? No. Asi seguiria eternamente con algos y alguienes que, no importa qué o quiénes fueron, lo unico que importa es que fueron.
Coger nos trae placer, comer nos trae placer; todo lo que nos trae placer, lo hace porque genera en nuestro cuerpo la reaccion que nuestro cuerpo necesita para seguir. Preguntarnos por qué no cogemos, por qué no comemos, por qué no corremos, por qué no rompemos, nos angustia hasta saber la respuesta. Pero la respuesta no nos trae satisfacción, nos plantea una pregunta distinta que trae la angustia del incierto.
¿Ustedes son felices? Ustedes no están angustiado ¿No es cierto que nos angustia la incertidumbre? Piensen en algo que no hayan solucionado, piensen en algo que aún sea incierto, no piensen en otra cosa o el proceso de pensamiento se complejizaria y sería difícil determinar si es cierto.
¿No hay solución? ¿Mi suposición es apocalíptica? No lo creo, no desde donde lo veo. Hay una solución. Volver a ser animales, olvidar el conocimiento, romper la estructura que nos dio forma, todo a la vez. ¿Es posible? Sólo hay un impedimento, no es uno mismo, son los demás. Si dejo de comportarme socialmente, la sociedad se va a encargar de que sufra hasta que vuelva a integrarme. Hablo de la sociedad mundial.
¿Va a cambiar el mundo? No sólo con que yo diga esto pero, asi como yo lo hago, cientos de personas lo hicieron y miles de personas lo hacen y millones de personas lo haran.
Quizás cambie el mundo y volvamos a ser animales, uno con la naturaleza.
Pero no importa si cambiará, lo importante es que yo cambie.
Si yo cambio, si admito mi bestialidad, mi cualidad animal; seré feliz.

Mindbleeder JD
Jodido alquimista

1 comentario:

Lena dijo...

"Vivimos en medio de una ramificación infinita incontrolable de consecuencias. Somos resultado de lo que fue y daremos algún resultado ajeno a nuestra voluntad. Ja, nuestra voluntad en sí es resultado de los hechos previos. Aprendemos porque alguien nos enseña, alguien nos enseña porque algo que le ocurrio lo forzo a enseñar, eso ocurrio porque alguien tropezo con algo que..."


Jeremías que mini ensayo te mandaste.