24 septiembre 2009

¿Y qué seré
cuando ya no más carne
cuando ya no más aire
cuando ya no más?
¿Y qué reiré
cuando ya no más mundo
cuando ya no más tiempo
cuando ya no más todo?
¿Seré un bulto
una luz
una cruz
un espasmo
una caricia en tu terciopelo azul?
¿Seré de vida
o seré de muerte?
¿Qué seré cuando ya no más cuerpo
cuando calle mi canto
cuando se apague la luz
cuando ya no más?
Esperaré hincado ante tu sombra
a que el destiempo enfermo
lunático
me lance el velo sobre la cara
y me diga a los ojos
mirándome a los oídos:
Serás lo que has dejado de ser,
Como todo el mundo.




http://hundomipecho.blogspot.com

3 comentarios:

Lena dijo...

Como si me cayera sobre un escarbadientes en punta, que doloroso me resulta hablar/escribir/leer sobre este tema, será por eso que para leer la parte del velorio en Adán Buenosayres estuve como una semana...

Adrián Regules dijo...

Qué complicado es esto del dejar de ser algo o alguien. Sí, ya sé, el puema versa sobre otra cosa (bah, el puema es un simple mensajero -objeto del signo- y trata sobre lo que el interpretamen "quiere" que hable y de lo que el representamen quiere que hable, pero son dos cosas distintas. Final del tiempo "semiosis Odol" del día). Se me vino a la mente otra relación, que queda en el mundo de los vivos.
Uno no deja de ser lo que ha sido, no por completo. Lo que uno ha sido es parte de lo que es. Sin lo que ha sido no sería lo que es. Un ejemplo fuerte (y que, de paso, me revienta las tripas): un tipo que en los '70 se dedicó a espanzurrar gente en campos clandestinos y que hoy es un viejo gagá, no es un ex-represor porque su condición de represor es inmanente a él, lo constituye en tanto existencia, por más que ahora se dedique a la fruticultura y a besar niños. A lo que voy, es que la condición material no cambia radicalmente la condición (pongámosle) moral o existencial. El "dejar de ser" es un absoluto, uno no puede "dejar de ser" a medias. O deja de ser o sigue siendo (con "agregados" o sin ellos).
No sé si se entiende el coso. Son flashes que se le vienen a uno cuando recién despierta.
Eso.

PD: guarda, que TN puede "dejar de ser".

Ale Nu dijo...

"Esperaré hincado ante tu sombra
a que el destiempo enfermo
lunático
me lance el velo sobre la cara
y me diga a los ojos
mirándome a los oídos:
Serás lo que has dejado de ser,
Como todo el mundo."


La pesadumbre que sentimos seguramente nunca haya sido el tiempo, sino precisamente el destiempo. Sea quien sea que haya plantado o ideado las reglas de éste universo, es un cínico. La finitud en sí no sería algo necesariamente sombrío si además no se nos hubiese dotado de la conciencia, al menos en forma de noción, de idea, de la eternidad.

Better never than late, pienso.